ENTREVISTA A RAÚL FERNÁNDEZ VILANOVA, PRESIDENTE ELECTO DE LA ASOCIACIÓN PSICOANALÍTICA DE MADRID,

Raúl ¿cómo ves la situación actual del Psicoanálisis y de la APM?

El Psicoanálisis surge hace más de 100 años como ciencia de la mente humana. Como tal, explica las leyes generales de la formación y evolución del psiquismo y su evolución normal o patológica en cada persona. Es también un método y una técnica para abordar y tratar el padecimiento psíquico. Ahora bien, aunque el nucleo del descubrimiento permanece intacto, en este siglo largo de historia el psicoanálisis ha incorporado novedades que han ampliado sus aplicaciones clínicas. Esos cambios han venido sobre todo de la propia evolución del pensamiento y la práctica psicoanalítica. Sin embargo, en las últimas décadas se ha ido abriendo un nuevo frente, que tiene que ver con cambios sociales y tecnológicos. Estamos en una sociedad en transformación, y eso trae nuevos retos y nuevas posibilidades. No basta con contar con el mejor método para entender y tratar el padecimiento psíquico. Hace falta también que las nuevas generaciones sepan del psicoanálisis, y que no lo confundan con otras ofertas que proliferan en la actualidad. Y hace falta que las instituciones psicoanalíticas, la APM en nuestro caso, sean capaces de acoger las novedades que surgen, y en ese sentido estamos trabajando. Como digo, no basta con tener el mejor método.

entrevista Raull fdez vilanova guiter

¿Cuáles serán las líneas maestras de este próximo mandato?

Partimos de una idea: las instituciones son hijas de su historia y se deben a su tiempo. Más aún cuando lo institucional y lo científico tienen que ir juntos, como pasa con la APM. O sea que nuestra acción se apoyará por una parte en el trabajo de las Juntas Directivas que nos han precedido y nos han traído hasta aquí y por otra, tendrá muy en cuenta nuestra realidad de hoy. Esto último requiere un gran trabajo interno de actualización científica, y también de constante actualización de la formación que damos a los nuevos analistas. Junto con eso debe ir un importante esfuerzo de difusión y comunicación, que continuaremos haciendo mediante cursos dirigidos a médicos y psicólogos interesados en el psicoanálisis y la psicoterapia, y tambien mediante otras formas de presencia social, que explicará Pedro Gil Corbacho, el Vicepresidente de la APM y responsable del Area de Comunicación y Difusión.

Recientemente el Presidente Bolognini ha dicho que junto con el patrimonio científico y de experiencia acumulado en estos años por la Socierdad Psicoanalítica Internacional, hay también importantes problemas ¿Cuáles son esos problemas? ¿Nos afectan también en España? 

  Hay problemas, siempre los hay. Sin problemas tampoco habría progreso técnico ni científico. Creo que Bolognini se refería a los enormes cambios sociales de los últimos 30 años, que antes he mencionado, y a la necesidad que la gran institución psicoanalítica que es la IPA se adapte a esos cambios. Porque en lo fundamental los seres humanos somos como hace cien años, pero hay cambios en la composición de las parejas y las familias, en la libertad sexual, en las relaciones laborales. Las comunicaciones ahora son instantáneas, y hay una gran masa de información puesta a disposición de todos. Está claro que esto tiene aspectos positivos, ¡quién lo duda!. Pero también trae nuevos problemas. Por ejemplo, un chico puede tener 5.000 amigos y amigas, y no haber estado nunca con ninguno ni haber salido de su habitación. ¿Que hacemos con eso?

Vivimos en un mundo cada vez más acelerado y con menos tiempo para las relaciones humanas. Enseñaba uno de nuestros maestros, Donald Winnicott, y es sólo un ejemplo, que la relación cotidiana con los amigos es la primera forma de psicoterapia, un primer cauce para nuestro sufrimiento. Pero si no hay tiempo para ello, ¿cómo se compensa esa carencia?, ¿cómo nos calmamos? Puede que los más vulnerables tengan que echar mano de procedimientos poco saludables, como las adicciones, que simplifican el mundo y eliminan el contacto humano. Nó sólo las adicciones a las drogas, sino también a la pornografía, al juego, a ideologias sectarias, a distinto tipo de fanatismos.

Y está claro que todo esto nos afecta también en España. Tal vez esos problemas nos llegaron algo más tarde que a otros paises europeos, porque el prolongado período de aislamiento que siguó a la guerra civil hizo que todo llegara un poco más tarde. Pero es un retraso que ya hemos superado y estamos metidos en los mismos problemas que los demás paises europeos. Y el psicoanálisis y la APM tienen que tener cintura ante una sociedad que se transforma velozmente.

Como sociedad psicoanalítica ¿de qué manera la APM puede responder a esos cambios? 

No hay ninguna fórmula mágica. Sólo respuestas de sentido común:

  1. Sabemos que hay cambios en el mundo.
  1. Contamos con una idea sumamente plástica de la complejidad humana y un método igualmente plástico en sus recursos para entenderla.
  1. Sabemos que en las ciencias hay aspectos fundamentales y accesorios, y los psicoanalistas tenemos que pensar que eso también pasa en nuestra ciencia y en nuestra institución.
  1. Se trata entonces de distinguir lo fundamental de lo accesorio usando nuestros recursos analíticos, para adaptarnos eficazmente a las novedades que surgen. Nada que no hagan todas las demás ciencias.

Si es así de simple, podrían decirme, está hecho. Sin embargo todas las ciencias y todas las instituciones tienen dificultades para los cambios, y en eso no somos distintos. No obstante, en su historia relativamente corta el psicoanálisis ha sido capaz de crecer y de complejizar sus ideas en muchas ocasiones, para afinar su comprensión del mundo humano. Toca hacerlo una vez más dentro de la APM, promoviendo el pensamiento y la creatividad, y sugiriendo temas para una discusión abierta y respetuosa.

por Alejandro Guiter

Anuncios

CONCERTA o PSICOTERAPIA. ¿QUÉ QUIERE DECIR TENER un TDA o un TDAH?

Descartes decía: “ A menudo es preferible una falsa alegría a una tristeza cuya causa es verdadera. Juguemos con la primera parte de esta oración: sustituyamos “ falsa alegría” por agitación, desobediencia, desatención. La “tristeza verdadera” – en la segunda parte de la oración-  puede ser reemplazada por rechazo del sentimiento de tristeza. Con estas dos sustituciones, voy a plantear algunas opiniones que desde el pensamiento psicoanalítico se pueden aportar   a los trastornos de  TDA y TDAH, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad.

Antes revisemos algunas concepciones oficiales de lo que es un TDAH;  responde a patrones de hiperactividad, déficit de atención e impulsividad. Según los criterios del DSM-IV las alteraciones han de presentarse antes de los 7 años de edad. Y en al menos dos ambientes diferentes. Los padres y profesores son los que se quejan en primer lugar de los niños que no se centran en las tareas, no realizan el esfuerzo adecuado y desobedecen mandatos. Se puede añadir,  inquietud y conducta motora excesiva, inoportuna o desorganizada.  A estos comportamientos centrales se suman problemas adicionales: de lenguaje, inteligencia disminuida, problemas de aprendizaje, conductas perturbadoras y disociales, inconsciencia, problemas sociales, depresión, ansiedad y baja autoestima. Aunque estos últimos no son exclusivos del TDAH presentan interés desde el punto de vista clínico.

tdha

Las causas biológicas que se han esgrimido para explicar un TDAH, en términos de  “disfunción cerebral mínima” o inmadurez del sistema nervioso, no han sido sustentadas de manera convincente. Tampoco ha sido decisiva la hipótesis de las áreas cerebrales que podrían estar implicadas (hipotálamo, sistema de activación reticular, sistema límbico, cuerpo calloso, lóbulos frontales…) al resultar difícil delimitarlas. Desde esta perspectiva existe la esperanza de que las técnicas de neuroimagen presten mayor grado de comprensión. No son definitivos los estudios sobre las anomalías de los neurotransmisores y sus metabolitos en el plasma sanguíneo, líquido cefalorraquídeo, otras partes del cuerpo (Zametkin y Rapaport); aunque el uso de fármacos para estudiar sus efectos conductuales constituyen uno de los  campos en el tratamiento de los TDA y TDAH. Aunque una minoría de  EEG, Electroencefalograma, de trazado irregular indica un retraso en la maduración del Sistema Nervioso (Hetchman 1991, Taylor 1994), estos resultados se pueden encontrar   en otro tipo de trastornos como el Retraso de aprendizaje sin estar asociado a TDAH.

La controversia suscitada alrededor del TDAH se ha centrado tanto en determinar sus bases biológicas y conductuales, como en el tratamiento farmacológico del mismo, introducido ampliamente a finales de la década de los sesenta. Aún siguen debatiéndose cuestiones referidas a la forma de considerar y tratar este trastorno.

Esta perspectiva, sin embargo, hace importantes aportes: 1) intenta fundamentar las bases biológicas  del trastorno, (campo de la medicina,  de las neurociencias); 2) intenta  paliar los efectos incómodos de la sintomatología comportamental, mediante fármacos, Concerta, entre otros; 3) ofrece técnicas  rehabilitadoras por medio de pautas  de conducta, tratamientos de aprendizaje, lenguaje…

Pero este enfoque ha desestimado aspectos que consideramos fundamentales desde un pensamiento  psicoanalítico: Cada individuo crece y se desarrolla en un medio familiar propio y no uniforme.  Los vínculos e interacciones paterno- filiales, responden no solamente  a  patrones sociales, morales y educativos, sino además a procesos inconscientes de cada uno de los progenitores: ¿Qué quiere decir inconscientes?. Que los padres sin saberlo, transmiten a su progenie expectativas y  deseos que ellos mismos no pudieron realizar; que con las  exigencias  y amenazas  vividas, pudieron entrecruzarse  sentimientos y/o deseos de un amor único y/o exclusivo,  correspondido o no, respecto a una u otra de las dos figuras parentales, dando lugar a conflictos inconscientes. Que la tristeza, duelo,  por la pérdida de este amor, se resiste a tener cabida en el funcionamiento del psiquismo. Psiquismo que se teje con mimbres del mundo intrapsíquico por un lado, y con los de la realidad exterior (normas, metas, tareas a cumplir…) por otro.

En una muestra de pacientes de diversas edades comprendidas entre 5 y 21 años, y a los que se realizó una evaluación psicodinámica (1) se observó de manera llamativa el  mecanismo inconsciente de negación: No podía haber frustración o fracaso del suministro de ese amor único, por tanto no podía producirse ningún sentimiento de pérdida, todo había  de ser ganancia.  Las respuestas dadas a algunos de los tests como dibujo de una persona, familia, pareja, tenían ese matiz: “todos son felices”, “todos están contentos”, “nadie está triste” . O en el test de los tres deseos, respuestas como: “no tener que trabajar, no tener que estudiar, o tener todos los deseos que me permitan hacer lo que quiero”, ilustran esa dificultad para tolerar cualquier tristeza o frustración. No podían asumir una identidad, entendida como posición psíquica diferente de la del otro (madre o padre). Y por tanto se instalaban en una relación de dependencia sometiéndose a los mandatos externos y no pudiendo regularse con exigencias internas (fallo de la responsabilidad).  Esta dinámica relacional produce  una serie de conflictos internos (inconscientes) que no encuentran los cauces adecuados para su solución. Lo que se manifiesta, es una conducta de inquietud o de falta de atención y concentración, como deseo de encontrar un lugar propio que garantice el desarrollo de la propia identidad. Alguien tiene que ayudar en este proceso; desde la perspectiva del psicoanálisis y las psicoterapias de orientación psicoanalíticas, este es uno de los logros que se han venido consiguiendo en torno a la búsqueda de la identidad, que permite tolerar el padecimiento cotidiano, renunciando a los mundos de felicidad insaciable. El proverbio árabe “nada es lo que parece, procura interiorizar y conocer primero a las personas, antes de rechazarlas por la primera impresión que te den”, nos sirve para pensar en la necesidad de descifrar el sentido de los síntomas y manifestaciones que nos resultan extrañas o inquietantes.

Por eso la diatriba Concerta o Psicoterapia son dos posiciones diferentes. La primera aparentemente ayuda a disminuir la inquietud y fijar un poco más la atención. La segunda contribuye a mover los patrones fijos de organización de un psiquismo anquilosado, buscando un sentido a lo que ocurre. Con la psicoterapia psicoanalítica se puede facilitar ese cambio que ayuda a incorporar la realidad exterior en un reto de autoafirmación, de asumir la propia vida  en lugar de  que  otros la asuman por uno mismo. Por eso ahora sí cobra sentido la frase de Descartes que señalábamos al principio, “ A menudo es preferible una falsa alegría a una tristeza cuya causa es verdadera”. Una falsa alegría a veces se instala en el lugar de poder tolerar cierto sufrimiento por el hecho de vivir.

(1) La Evaluación diagnóstica  a través  de una batería de  pruebas ( Test de los deseos, Pruebas proyectivas gráficas de diversa índole; de nivel cognitivo; de Lectura y Escritura 2: En la escucha psicoanalítica del relato fam iliar. 3: En la interpretación de los resultados. La mayor parte  de los TDA H estaban ya diagnosticados a nivel médico; estaban siendo tratados con Concertat, y/o técnicas complementarias reeducativas y psicopedagógicas.

 

Mª Soledad Fontecha

DIA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD: VIVIR CON DISCAPACIDAD

A partir de la tormenta emocional que supone la evidencia de que la vida nunca  será igual que antes debido a la pérdida de la movilidad, de la vista, de la audición o de que el bebé recién nacido se verá afectado por diversas deficiencias, el individuo y su familia se enfrentan a la necesidad  de redefinir la existencia de una forma enteramente nueva, de saber sobre la índole de lo sucedido, de cómo enfrentar el dolor de la pérdida  y de cómo minimizar el efecto potencialmente invalidante en todas las formas posibles.

Se abre así una lucha sin tregua en multitud de ámbitos, el primero de los cuales es la propia designación de sí mismo y de la nueva situación.

Image

Por eso la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad subraya en 2006 justamente que se trata de personas con discapacidad, no de discapacitados, es decir enfatiza el aspecto positivo de ser una persona entre personas con quien se comparten todos los ámbitos de la existencia.

Una de las primeras tareas  será pues  cambiar la designación negativa de discapacitado, de no enfatizar aquello que falta, estigmatiza y margina, instalándole en la diferencia y  el conformismo, sino de luchar por sostener, permanecer y participar en todo aquello que resulte posible y le haga igual entre iguales .

Lo que  el psicoanálisis  denomina metafóricamente castración debe ser entonces elaborado como todo ser humano  debiera hacerlo, sabiendo que es una etapa indispensable para edificar y adquirir posteriormente sobre terreno firme las bases de la propia potencia vital.

El equilibrio psíquico requiere así de lo que  Green denomina “el trabajo de lo negativo”, que pasa por el reconocimiento de lo  que se tiene, de lo que no se tiene, de lo que jamás se podrá tener y de lo que se podría llegar a tener con trabajo y esfuerzo.

La tarea de la persona discapacitada y de sus seres queridos transcurre así por éste duro trabajo de duelo por las cosas perdidas, pero también por la oferta de apoyo en momentos de flaqueza y por la estimulante, heroica y creativa tarea de  búsqueda de nuevas y sustitutivas oportunidades que esperan a que alguien las descubra y luche por ellas.

La constatación del amor y el coraje de los suyos después de la pérdida irreparable resulta así el mayor estímulo para no dejarse derrotar, para luchar hasta conseguir las mejores condiciones posibles en la existencia.

La inquebrantable decisión de sobrevivir, sobreponerse y seguir luchando es lo que ha permitido que personas con discapacidad como Miguel Ángel, Beethoven, Goya, Braille, Edison, Joaquín Rodrigo, Ray Charles o Roosevelt  nos hayan transmitido en su obra el legado de  su lucha.

Pedro Gil Corbacho.