¿CÓMO VIVIMOS LA MÚSICA?

¿Realmente somos conscientes de lo que ocurre cuando escuchamos música? y ¿qué resuena en nuestro interior con ella?

Ya por el año 1800 nos decía el filósofo alemán Arthur Schopenhauer  “en la música todos los sentimientos vuelven a su estado puro y el mundo no es sino música hecha realidad o el compositor L. Bernstein, reconocía que la música podía dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido.

Image

La música como arte superior encuentra el modo de expresión más primitivo que tenemos los sujetos para comunicar emociones.

No sólo es una forma más de comunicación,  es mucho más que una producción artística, ya que nace de lo más arcaico y primitivo del ser humano.

Sabemos que lo primero que le envuelve al bebé  es la música del cuerpo de la madre expresada en su ritmo cardíaco, sus sonidos corporales y más tarde su voz, sus nanas, sus palabras…

La música nos trae y nos habla de emociones antiguas que nacen de nuestro interior más profundo y en ese sentido no sólo libera aquello que no se puede nombrar con palabras, y que quedó como huellas en el cuerpo, sino que además produce en quién  la  escucha un sinfín de sentimientos que incluso no podríamos identificar como propios sino es a través de ese canal.

Todas las culturas tienen su modo particular de expresarse a través de la música, surge como una necesidad del grupo. Y no solo eso, sino que el hombre de un modo individual, a medida que va creciendo y va adquiriendo experiencias con el mundo, va buscando y reconociéndose a la vez en distintos sonidos y estilos musicales, diferentes, más complejos  según cada etapa del desarrollo.

Image

Además, posee la cualidad de ser compartida casi de forma simbiótica y simultánea por cientos de personas, cuando se desarrolla en su escenario particular, cuando se desarrolla para un público. Creándose un lugar único e irrepetible que tiene que ver más con la ilusión creada entre ambas partes (quien la hace y quién la escucha) que lo que sucede realmente en ese espacio .

Para cada quien, según sus circunstancias individuales, despertará en su interior diferentes emociones, recuerdos, fantasías, relaciones que incluso por asociación le llevarán a encontrarse con otras muchas emociones, recuerdos, personas…Y quizá no tengan nada que ver con lo que el músico quiso transmitir o quizá sí, dándose una conexión total.

Nos evoca  lo propio y lo ajeno. Nos hace sentir únicos o aislados, subrayando nuestra propia subjetividad o nos une,  conectándonos con los demás y con la vida misma. Ese es uno de los misterios de la música, que puede comunicar “todo” o “ la nada”.

Gisela Renes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s