El AUTISMO INFANTIL

Hace días ha sido el dia del Autismo Infantil. Hace mucho no se oía hablar de esta enfermedad en nuestra sociedad pero hoy en día debido a los avances en el conocimiento del diagnóstico y tratamiento de este síndrome , no solo es tema de debate en numerosos congresos, jornadas científicas y seminarios, sino que está en el lenguaje de la gente de la calle, despertando preocupación y angustia en las familias que han sido llamadas por los profesionales que están en contacto con esos niños, es decir, psicólogos, pedagogos y cuidadores de las instituciones donde acuden en su primer recorrido formativo, jardines de infancia, escuelas infantiles , etc.

Image

El autismo fue descrito por el psiquiatra norteamericano Leo Kanner en 1943 para explicar una serie de síntomas específicos de esta enfermedad que tenían que ver con un funcionamiento psíquico psicótico. Era pues ya reconocido como una psicosis infantil , que se caracterizaba por la falta de interés mostrada para la relación con los otros. En su libro “Alteraciones autísticas del contacto afectivo” describe detalladamente los rasgos del síndrome del autismo.

Estamos pues ante un síndrome cuyo trastorno esencial consiste en un trastorno del vínculo. Los psicoanalistas entendemos que la constitución del psiquismo se va tejiendo poco a poco gracias al encuentro con el otro y es ese otro quien va a facilitar que gradualmente podamos ir accediendo a los procesos de representación, lo que va a permitir el crecimiento y el desarrollo psíquicos. Este proceso nos constituye como personas dotadas de pensamiento, lo que nos permite ir aumentando nuestro conocimiento de nosotros mismos y del mundo externo, indispensables para ir atravesando los distintos momentos del desarrollo hasta alcanzar la madurez y la vida adultas. Es por tanto un síndrome cuya alteración principal no es otra que la alteración de la relación con el otro y como consecuencia con nosotros mismos.

Es todo este proceso el que se va a ver dañado en este síndrome. El niño/a autista tiene un trastorno del desarrollo que se manifiesta en dificultades de comunicación en una alteración de la integración de los signos que denotan los elementos humanos . El niño autista puede emitir lenguaje pero tiene graves trastornos de comunicación.

Sabemos que en países desarrollados como U.S.A. Dinamarca o Inglaterra de cada 10.000 niños de 3 a 5 estan afectados de autismo, que los varones lo padecen tres o cuatro mas veces que las niñas. Conocemos que los primeros síntomas se dan al nacer o en los tres o cuatro primeros años de vida.

Sabemos también que las causas son multiples, que hay una dotación genética que no es vinculante, quiere decir que no podemos demostrar cual es el gen que contiene el autismo como lo podemos hacer con otras enfermedades como los niños deficientes por la trisomía del par 21.

Sabemos también gracias a los avances de las neurociencias que la epigenética, esto es el conjunto de factores que rodean lo estrictamente genético, muestra que en la dotación genética que es la responsable de nuestro crecimiento y desarrollo intervienen factores ambientales, relacionales , emocionales y psíquicos. Por ejemplo, es de reseñar que el estado psíquico en el que se encuentra una madre cuando va a concebir un hijo también es importante para ese futuro hijo que va a nacer.

Mahler describe en “Estudios clínicos en casos benignos y malignos de psicosis infantiles “ un cortejo de síntomas como reacciones primarias, manifestaciones violentas ante la más mínima frustración , incapacidad para contener los impulsos , enorme dificultad para atender a las indicaciones de las personas con las que conviven , risa inmotivada y desvitalización de la realidad externa .

También muestran dificultad de la vinculación y del apego frente a personas que le resultaban intercambiables sin muestra alguna de dolor por la pérdida. Esto se traduce en cómo un niño autista puede marcharse con un desconocido sin las muestras de alarma de un niño normal como sería expresado a través del llanto. Muestran un contacto frio y distante sin irradiación afectiva , esencial en la relación psíquica humana.

Se evidencian también desde el punto de vista psicoanalítico mecanismos de defensa como la disociación, aislamiento, o desplazamiento de metas instintivas. Todo ello introduce al niño autista en un conflicto intra e interpsíquico de carácter psicótico para manejar las condiciones de la realidad externa .

El autismo presenta hoy día muchos interrogantes sobre las causas que lo provocan, destacándose los factores genéticos pero incluyendo también a los epigenéticos en forma aún desconocida.

 

Carmen Monedero Mateo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s