LIDERAZGO LOGRADO DE NUESTROS DEPORTISTAS VERSUS LIDERAZGO FALLIDO DE NUESTROS POLÍTICOS.

Coincidió el penúltimo fin de semana la final de la Champions y las elecciones al Parlamento Europeo; lo que mostró algunas evidencias dignas de reflexión:

Para empezar, pudimos contemplar entonces, el extraordinario espectáculo de la final de la Champions, ofreciéndonos la imagen de las mejores cualidades que encarna el líder, como el sentido del honor, la estrategia elaborada, la lucha extenuante y tenaz, la asunción del riesgo, la resistencia ante el dolor, el espíritu de iniciativa, el respeto ante el adversario, el juego limpio y el espíritu de equipo.

Una enorme cantidad de ciudadanos gastó una apreciable cantidad de dinero y viajó a Lisboa para contemplar una final “histórica” que daba cuenta del extraordinario triunfo de ambos equipos. Compartían los unos la euforia por un triunfo, que consolida al Real Madrid como el equipo históricamente más grande, y los otros, la presencia de un Atlético de Madrid también en el podio de los grandes por su demostrada capacidad de competir y derrotar a equipos como el Chelsea o el Barcelona, al que gana la liga en el Camp Nou y haber estado a punto de hacerlo con el propio Real Madrid. Todo esto con un presupuesto sensiblemente inferior. A punto ha estado David de derrotar a Goliat. Por eso, más de once millones de espectadores vieron la final y sendas muchedumbres acudieron a los respectivos estadios para contemplar el partido o esperaron hasta el amanecer para esperarlos y vitorearlos. Los seguidores amaban, admiraban y confiaban en su equipo, jugadores y entrenadores.

Por su parte, Nadal se encumbra a base de esfuerzo y superación al primer puesto del ranking ATP de tenistas, gana o pierde, felicita al triunfador, reconoce sus aciertos o consuela al perdedor, explica sus fallos y responde sensatamente cuando se le pregunta. Maneja como puede sus dolores y sus lesiones, no se descontrola ni rompe raquetas encolerizadamente, asume los efectos de la tensión del juego, que se manifiesta en una colección de rituales y tics que descubren su lucha interna y los límites que tiene para dominarla.

 

atletico-vs-real-madrid-final-champions1

 

Nos ofrece también la lograda sublimación de la agresión, el espectáculo de la masa musculada del gran primate rugiendo, que muestra sudoroso el puño cerrado después de ganar trabajosamente un punto, transformando la cara de buen chico en la de un tipo realmente amenazador. No da un punto por perdido y lo pelea hasta que el límite físico o la lesión traumática pueden aparecer, mostrando así su pundonor. En ambos espectáculos lo que se ve parece ser verdad. Es difícil engañar. Sufren, luchan, ganan o pierden, chocan, muestran dolor, sufrimiento, alegría, tristeza, risa o llanto, esfuerzo y estrategia, muestran ser creíbles, próximos, ejemplares.

En el mismo fin de semana, la población fue a votar en las elecciones al Parlamento Europeo. Una gran cantidad de ciudadanos se abstuvo, mostrando con ello su desafección hacia una clase política opaca que representa el cuarto motivo de preocupación para los ciudadanos siendo el segundo la corrupción y el fraude. Los grandes casos de los que tenemos noticia, Gurtel, ERE en Andalucía, rapiña de cajas y bancos al servicio de partidos y sindicatos, Palau de la Ópera y muchos más, muestran a una clase política blindada y opaca que manipula varios resortes del poder para quedar impune.

 

HEMICICLO CONGRESO DE LOS DIPUTADOS VACIO  VISTA GENERAL Y PANORAMICA

 

La ejemplaridad, contención, cercanía al ciudadano, grandeza de miras, capacidad de consenso y estrategia unificada ante la crisis brillan por su ausencia. La otra crisis, la de valores y credibilidad, también es grande, lo que constituye un problema social porque el ciudadano necesita modelos para poder sentirse parte de un sistema humano donde perciba un soporte de valores que le den confianza.

Freud mostró como la presencia de un padre que encarne valores y despierte su amor es importante para el crecimiento psíquico del niño, sin la presencia de los cuales volverá a posiciones narcisistas. Dice Freud a este respecto que: “La relación del individuo con sus padres y hermanos, con su objeto de amor, con su maestro, con su medico, vale decir, todos los vínculos que han sido hasta ahora indagados preferentemente por el psicoanálisis, tienen derecho a reclamar que se los considere fenómenos sociales. Asi, entran en oposición con ciertos otros procesos, que hemos llamados narcisistas, en los cuales la satisfacción pulsional se sustrae del influjo de otras personas o renuncia a estas. Por lo tanto , la oposición entre actos anímicos sociales y narcisistas cae íntegramente dentro del campo de la psicología individual y no habilita a divorciar a esta última de una psicología social o de las masas”

Es decir, la génesis de los fenómenos sociales se basa precisamente en este amor sin el cual los vínculos sociales se debilitan. En la medida en que estos políticos no encarnan al Ideal del Yo descrito por Freud como sustituto de las mejores cualidades del padre, hermanos o líderes sociales necesario para los procesos de identificación, desaparece la posibilidad de identificarse con ellos, de incorporarles como ejemplo, de prestarles atención, escucharles, aceptar lo que dicen, o confiar en ellos.

Por tanto, el niño necesita la presencia de un Ideal del Yo representado por padres, hermanos o líderes sociales para salir de posiciones narcisistas y establecer relaciones de objeto adecuadas e inversamente, la debilidad o inadecuación del mismo actúa demoledoramente sobre su crecimiento psíquico, maduración y seguridad interna.

Por eso actualmente, en este país, las cualidades requeridas al líder como visión, misión, estrategia, capacidad de gestión, esfuerzo y sacrificio, proximidad, contención e integridad, están mejor representadas por nuestros espléndidos deportistas que ejercen un indiscutible liderazgo social y del que nuestros políticos deberían aprender.

 

 

Pedro Gil Corbacho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s