EL TRABAJO INFANTIL: UNA REALIDAD DOLOROSA

Actualmente cerca de 250 millones de niños trabajan en el mundo y mas de 150 millones lo hacen en condiciones peligrosas.

El trabajo infantil se refiere a cualquier trabajo o actividad que priva a los niños de su infancia. La infancia es definida por el psicoanálisis, como un período que corresponde a una etapa cronológica en la estructuración del aparato psíquico, en el que la protección y el cuidado de los adultos son esenciales.

 Manos infantiles

Será Sigmund Freud quién dará un nuevo estatuto al niño y un nuevo estatuto a la infancia, pues a partir de un texto llamado “Tres ensayos para una teoría sexual”, se cae el mito del paraíso infantil y se ubica al niño como un ser sexuado.

Cuándo los psicoanalistas hablamos acerca de la infancia, enfatizamos la importancia que tiene el deseo puesto o investido en el niño por sus padres. Si un niño es deseado, ¿porqué es abandonado? ¿qué hace que algunos padres abandonen o maltraten a sus hijos? ¿qué incidencia tiene en la subjetividad del niño el ingreso precoz al mundo del trabajo? ¿Cómo se estructura el psiquismo de un niño si tiene que desempeñar actividades que no está en capacidad de entender ni asimilar, en una etapa del desarrollo en el cual debería estar protegido y cuidado?

El trabajo infantil desde el punto de vista psicológico, puede tener numerosas consecuencias, por ejemplo el tener que asumir roles adultos a destiempo; el hecho de que la mente del niño esté expuesta a estímulos que puedan ser perturbadores y que obstaculicen el proceso de simbolización; el que los niños se identifiquen con figuras inadecuadas, o que se incorpore la violación de normas y leyes, pero sobre todo el trabajo infantil compite con las actividades que son fundamentales en el desarrollo de un niño: el juego y la escolaridad.

El trabajo de los niños es el juego. El niño juega y cuando juega…habla. Leer el juego a partir de su gramática, no es mas que leer la fantasía inconsciente como una construcción que va surgiendo cuando los psicoanalistas “trabajamos” con los niños.

 Trabajo infantil

El psicoanálisis también propone que el niño se inserta en una tradición familiar, en un mito que lo precede. Los seres humanos requieren de una historia que les permita insertarse en un relato familiar, que le va a proporcionar un lugar como sujeto. El niño no debe ser mirado tan sólo como alguien que debe ser cuidado y protegido, sino que también se debe considerar al niño como un ser en proceso de estructuración, donde existen momentos o hitos importantes para su desarrollo como sujeto.

Pienso que los profesionales que trabajan a nivel institucional, o en lugares de menores u hospitales, tendrían que reflexionar para no reproducir el abandono psíquico, entendido este como la negación de las necesidades psíquicas en los niños que son atendidos, ya que generalmente estas entidades suelen funcionar de forma mas asistencial, en donde se procura satisfacer las necesidades básicas, que si bien son importantes, no ayudan al niño a salir de su categoría de niño desprotegido o maltratado. Un niño no se convertirá en un sujeto, mientras no se le ayude a construir su propia historia, a armar su relato con su propio sello y su propia identidad personal.

 

Virginia Mora Febres

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s