EN EL 75 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE #FREUD

El pasado 23 de Septiembre se conmemoró el 75 aniversario de la muerte de Sigmund Freud, descubridor del psiquismo inconsciente, creador del psicoanálisis y uno de los investigadores que más ha contribuído a modificar el pensamiento humano en áreas como la psiquiatría, la neurología, la sociología, la antropología, el arte y la filosofía. Nacido en el seno de una familia judía de Moravia, conoció las estrecheces económicas a lo largo de su vida, así como la discriminación social existente hacia los judíos en el imperio austrohúngaro.

images-84

Estudió Medicina y se formó con las figuras más importantes de la universidad de Viena, trabajando durante seis años (1876-1882) en el laboratorio de neurología del Dr. Brücke. Estuvo muy interesado en la investigación y por ello obtuvo una beca en el Departamento de Biología Marina del Dr. Carl Claus, que con su criterio evolucionista, influenció en el joven Freud. Trabajó también con el Dr. Meynert neuropsiquiatra, de quien discrepaba por sustentar éste una concepción anatómica del cerebro excesivamente topográfica, aunque tomó de él la idea de un psiquismo primario y ancestral y otro secundario y socializado. Freud se especializó en neurología siendo un especialista muy reputado en la Viena del último tercio del s. XIX. 

Muy dotado para los idiomas, gracias a su dominio del francés consiguó una beca para trabajar junto al Dr. Charcot, durante cinco meses (1885) en el Hospital de La Salpetriêre    (Paris) que trataba los trastornos histéricos a través de la hipnosis. En esos años la histeria era una enfermedad muy incapacitante de la que no se conocía su causa.

A su vuelta a Viena, Freud aplicó el método hipnótico a pacientes histéricas, desestimándololo poco tiempo después y sustituyéndolo por la libre expresión de las asociaciones de las pacientes, lo que conducía al descubrimiento de los conflictos inconscientes que, según pensaba entonces, eran la causa de las distintas dolencias de las pacientes histéricas. Médico y paciente llegaban así a conocer las circunstancias traumatizantes que habrían desencadenado el cuadro patológico.

Tras una importante crisis personal y en búsqueda de la verdad científica, se vió obligado a reconocer que su primera teorización era inexacta, abandonando una concepción de la etiología de la histeria excesivamente traumática y concediendo más importancia a las poderosas fuerzas que determinaban el psiquismo inconsciente en forma de representaciones.

images-82

Por esta razón nunca llegó a publicar una obra que sólo se conoció después de su muerte, el “Proyecto de una psicología para neurólogos”, escrita en 1985, donde intuye y anticipa los descubrimientos que posteriormente evidenciará o describirá. Los importantes avances de la neurología actual siguen las coordenadas descritas por Freud en esta obra, como expresa Kandell, premio Nobel de Medicina por sus investigaciones sobre neurología. Convencido de lo acertado de sus proposiciones, siempre afirmó que la neurología terminaría por darle la razón.

La práctica clínica le llevó a practicar otro abordaje de los pacientes en el que la asociación libre era el material fundamental para el descubrimiento del psiquismo inconsciente. La práctica del psicoanálisis se orientó así a descubrir las representaciones que, cargadas de energía procedente del mundo instintivo, gobernaban las decisiones, conducta, emociones y percepciones de las pacientes, produciendo así los conflictos y las patologías. Éstas se deberían al exceso de energía libre que inunda el psiquismo.

images-85

En 1898 escribe “La interpretación de los sueños”, una de las tres obras más influyentes del s. XIX junto a “ El capital” de Carlos Marx y “El orígen de la tragedia” de Nietzsche, donde sienta las bases del funcionamiento psíquico que permiten acceder a una estructuración y sistematización necesaria al médico o psicólogo para conocer y dar a conocer al paciente sus conflictos psíquicos, ofreciéndoles así la posibilidad de liberarse de sus incapacitantes automatismos psicopatológicos.

En el capítulo VII de dicha obra describe una primera concepción del psiquismo como estructura tripartita, inconsciente/preconsciente/consciente, en continuo dinamismo, depósito de las arcaicas huellas mnémicas de las vivencias de satisfacción del ser humano en sus etapas más primitivas que impulsan al individuo a buscar incansablemente experiencias análogas que le hagan liberarse del sentimiento displacentero que le produce la creciente tensión provocada por las necesidades básicas insatisfechas.

“La interpretación de los sueños” se convirtió así en una poderosa herramienta para el descubrimiento de las representaciones inconscientes que, cargadas con una enorme energía promueven la búsqueda de satisfacción. Los sueños serían el resultado imaginario de la realización de los deseos inconscientes.

Entre 1899 y 1905, Freud muestra en obras como “Los recuerdos encubridores”, “Psicopatología de la vida cotidiana”y “El chiste y su relación con el inconsciente”, como este psiquismo inconsciente es capaz de acceder a la motricidad y a la verbalización, o bien a la deformación de los hechos acaecidos de la realidad externa.

images-86

Entre 1905 y 1914, Freud analiza y publica tratamientos que han pasado a la literatura psicoanalítica como importantes avances técnicos y conceptuales, así el “caso Dora”, el “caso Juanito”, el “hombre de las ratas” o el “hombre de los lobos”, donde muestra el fenómeno de la transferencia como el establecimiento de “falsos enlaces” entre el psiquismo inconsciente y la persona del analista, las manifestaciones del complejo de Edipo en la evolución de la mente infantil o la dinámica de los mecanismos obsesivos o las perversiones.

Entre 1915 y 1920, Freud efectúa importantes progresos en cuanto al estudio del “Yo”, las pulsiones, la represión, la dinámica de lo inconsciente, o los mecanismos psíquicos que subyacen en las patologías depresivas, en obras tales como “Introducción al narcisismo”, “Pulsión y destino de pulsión”, “ La represión”, “ Lo inconsciente” o “ Duelo y melancolía”.

Hacia 1920, Freud no se siente satisfecho con el diseño que venía utilizando sobre el psiquismo basado en la fórmula “Inconsciente/Preconsciente/Consciente”, conocido como “Primera tópica”, por no explicar ciertos aspectos que observaba en la clínica como la compulsión a la repetición en la conducta humana y la fuerza de las pulsiones agresivas y destructivas y que denomina ”Pulsión de muerte” formulando otro esquema básico o “Segunda tópica”, donde concede mucha más importancia a las pulsiones. Inicia su desarrollo en “Más allá del principio del placer” y lo culmina en obras posteriores como “El yo y el ello” (1923)

 

images-90

En esta obra, Freud describe al psiquismo como un sistema tripartito, donde el “Yo”, lucha denodadamente por prevalecer y controlar a fuerzas muy superiores a él, como el “Ello”, asiento de las poderosas pulsiones de vida y de muerte, al “Superyo”, sede de la conciencia moral, heredero de las normas e ideales de la familia, cultura y especie o bien con la realidad externa, que permanentemente le impone sus coordenadas.

En obras posteriores como “Inhibición, síntoma y angustia” (1925), mostrará las vicisitudes de este frágil “Yo”, sede de la angustia en su lucha por mantenerse, crecer, progresar y no sucumbir frente a estas poderosas instancias psíquicas, mucho más fuertes que él y de las que tomará energías prestadas.

Freud no descuidó la dimensión cultural y social de los fenómenos psíquicos a la que consideró en estrecha interdependencia con la psicología individual y que plasmó en obras como “Tótem y tabú”(1913), “Psicología de la masas y análisis del Yo” (1921) o “El malestar en la cultura”, (1930) ésta última tomada como punto de partida de autores como Herbert Marcuse y otros enmarcados en la “Escuela de Frankfurt”, en su descripción de las fuerzas inconscientes que movilizan los fenómenos sociales.

Tomada en su conjunto, la obra freudiana establece un antes y un después respecto a los intentos de comprender las motivaciones humanas tanto individuales como sociales, infantiles como adultas, sanas o patológicas.

En su aplicación clínica, la actividad profesional de los psicoanalistas se enmarca en tratamientos de pacientes en encuadre individual, grupal, familiar o institucional. Sus desarrollos abarcan también actividad de consultoría en instituciones y organizaciones. Los psicoanalistas han creado numerosas asociaciones nacionales e internacionales que siguen plenamente vigentes, desarrollando o nuevas ideas, publicando libros y artículos o formando a profesionales, médicos, psiquiatras y psicólogos en el ejercicio de una superespecialidad que requiere un psicoanálisis previo así como supervisiones y seminarios teóricos, requisitos necesarios para poder ofrecer a los pacientes, las adecuadas garantías de eficacia, respeto y actualización técnica.

 

Así el legado de Freud conserva su núcleo esencial y puede ser matriz de ideas renovadoras que siempre tendrán un lugar en el abordaje científico de la mente humana, inabarcado sistema hipercomplejo para cuya comprensión se necesita un sofisticado instrumento conceptual. 

images-80

 

 

Pedro Gil Corbacho

@pgilcorbacho

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s