EL DÍA DEL NIÑO

Ningún niño vale más que otro. Pequeños, débiles, desarmados. Su boca se inventó para la sonrisa. Sus manos, delicadas, para la caricia no sexual y el juego… Peter Pan lucha, en la Laguna de las Sirenas, con el capitán Garfio. Le arranca el cuchillo del cinturón y va a clavárselo, cuando ve que el pirata está en inferioridad de condiciones, más bajo que la roca, le ayuda a subir. Entonces es cuando el capitán le clava el gancho. Lo que deja inmóvil a Peter Pan no es la herida ni el dolor, sino la deslealtad y la injusticia. Con los ojos muy abiertos, mira horrorizado a su enemigo. Con la petrificada sorpresa del que no entiende el porqué de las cosas. Ningún niño se levantará, ni será el mismo, tras haberlo empujado a la injusticia… Y las guerras deshacen la vida de los niños. En ellas mueren, quedan huérfanos, con responsabilidades muy superiores a sus posibilidades; las escuelas son destruidas o cerradas, y ellos mismos se incorporan a los frentes, con armas cada vez más ligeras, hechas a la medida de sus fuerzas como mortíferos juguetes.

images-123

Y en los frentes perecen, o se deforman para siempre, destituidas su ternura y su idea del mundo; aniquilado su espíritu por la violencia y por el odio; transformados en minúsculos y ensangrentados guerreros… Si queremos salvarnos, salvemos a los niños. Bien lo sabe la Unicef: por ello lucha.

 

Antonio Gala

*Fuente: Este artículo está publicado en el periódico El Mundo en la sección de Opinión, el 20 de nov de 2014. España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s