SOBRE LOS IMPOSTORES

“El pequeño Nicolás” ya ha sido el tema de uno de nuestros artículos en este blog, en donde se le calificaba de impostor, además de presentar problemas en relación con la identidad y la subjetividad.

Untitled (Sin título copy)

Estos días precisamente, el escritor extremeño afincado en Cataluña Javier Cercas ha publicado otro de sus libros entre novelescos y testimoniales: “El impostor”, protagonizado por Enric Marco, que durante años hizo creer a todos que era un superviviente del Holocausto. “Siguiendo la tradición de los grandes farsantes de la Historia, Marco inventó su propio personaje. Y acabó devorado por él”.
“Un nonagenario barcelonés que durante casi treinta años se hizo pasar por superviviente del campo nazi”, hasta que fue desenmascarado en 2005 por un historiador. Llevaba más de dos años presidiendo la asociación española formada con nueve mil supervivientes y familiares del Holocausto. Conferencias, entrevistas, distinciones, un discurso en el congreso de diputados que conmovió a los oyentes…

Cercas nos informa de que su historia real fue trágica: nacido en el manicomio catalán de Sant Boi, hijo de una madre maltratada, abandonada y esquizofrénica. “Tratándose de la historia de un gran embustero, de un fabulador genial, de un fastuoso creador de ficciones sobre sí mismo”, el escritor nos presenta “una novela sin ficción saturada de ficción”, paradójicamente.
“Es lo que somos todos”, mantiene Javier Cercas, “pero lo es a lo grande, de una forma exagerada, más potente … Iluminado por una monstruosa lente de aumento que nos permitiera vernos en él”. Habla “de lo que somos todos reflejados en el espejo deformante y alucinado de su historia. De esa verdad universal… ; de nuestro desesperado y humillante deseo de ser a toda costa aceptados, queridos y admirados, de nuestro absoluto rechazo a reconocernos tal y como somos, y de nuestra invención permanente de una vida paralela, ficticia y halagadora, capaz de hacernos soportable la vida real … el verdadero impostor … es usted”.

En diversas entrevistas en los periódicos, el autor despliega las ideas anteriores, que coinciden con algunas ideas psicoanalíticas, y que podemos ahora enfocar de acuerdo con la experiencia con pacientes que presentan este problema. “Todos llevamos un impostor dentro”, como Alonso Quijano se inventa y cree temporalmente Don Quijote de la Mancha. “¿Toda vida tiene una mentira dentro? ¿Toda existencia tiene algo de ficción? ¿Toda historia colectiva es, en el fondo, un invento?”. Somos un poco actores por esas insaciables necesidades de aceptación y de que nos quieran. Nos inventamos una vida para sobrevivir, y “ofrecemos a los demás una imagen que no siempre es la verdadera”.

Entre los grandes impostores de la historia se hizo famosa en nuestra ya lejana infancia Anna Anderson (1896-1984), que decía ser la Gran Duquesa Anastasia, hija del zar Nicolás II de Rusia. Carlos Castaneda (1925-1988) fue un antropólogo peruano que decía que era un chamán. Juana de Arco (1412-1431) se camufló como un hombre para luchar con los ingleses. En 1099 otra mujer dijo que era el papa Juan. “El hombre de la máscara de hierro” (muerto en 1703) y “El conde de Montecristo” (1844, Alejandro Dumas) son libros que se han basado en una impostura del protagonista. Entre las películas recientes sobre el tema destacan “Mrs Doubtfire”, donde Robin Williams hace de criada, “Victor ó Victoria” con Julie Christie, “Tootsie” con Dustin Hoffman que pretende ser una mujer para encontrar un trabajo, “Zelig” de Woody Allen, que toma las personalidades fuertes de su alrededor, o “Too much” donde Antonio Banderas hace a la vez de su hermano gemelo ante dos chicas.

El impostor es un tipo especial de mentiroso que impone a otros la fabricación de sus logros, de su posición y de sus posesiones. Lo consigue con falsas representaciones de su identidad oficial, presentándose a sí mismo con un nombre ficticio, una historia y otros ítems de la identidad personal, tomados de otras personas reales, o fabricados de acuerdo con alguna concepción imaginativa de si mismo. Hay falsificaciones de la identidad hechas a gran escala o que serán poco creíbles. El impostor parece querer conseguir alguna ventaja material o de otro tipo en el mundo. Curiosamente también existe lo inverso, personas ricas y poderosas que se pierden en la oscuridad y asumen la mediocridad, aunque son menos conocidos. Con una amnesia histérica o una personalidad múltiple se puede llegar al carácter de impostor.

Usurpa una identidad, inventa como vemos para sí mismo una historia que no es la propia, a veces hasta el punto de creérsela y pasar por otro. Son situaciones vagas, alienantes y falsas, las que elige el impostor como identidad. Spellbound_43

En “Recuerda”, la pelicula de Hitchcock, el hombre que dice ser el doctor es un impostor, que sufre sentimientos de culpa, que le llevan a tener amnesias. La película consiste en la búsqueda de la verdad usando el psicoanálisis, para descubrir quien es el impostor y que le ha sucedido al doctor real. Resulta que el impostor es un paciente del verdadero medico, y así va siguiendo la pélícula.

La psicoanalista Helene Deutsch (1955) describe la importancia de comprender este tipo de entre las muchas variedades psicopáticas. A un muchacho de 14 años, al que analiza, le denomina “El impostor”. Sufría carencia de amor materno, con aumento del narcisismo infantil, una capacidad disminuida del yo para desarrollar unas defensas constructivas, y caía en la pasividad. Su padre despótico entró en unjas relaciones especiales con el muchacho a través de un ideal del yo grandioso. Tras una enfermedad adolescente, se interrumpieron las identificacions del yo y sus sublimaciones. Escapó a la inferioridad y culpa, adoptando el yo de los otros como propio. Descubierto como un impostor, fue entonces cuando entró en tratamiento. De todas formas hay muchas clases de impostores, ya que cada persona también es diferente.

En general, los impostores se incluyen entre las tendencias antisociales, cuando se ha perdido algo bueno en la primera experiencia del niño. El tratamiento se parece a la comprensión a la que llegamos en la psicopatía. Se ha hablado del caracter fálico narcisista, de las transferencias narcisísticas del impostor juvenil; pero especialmente de sus características y respuestas terapéuticas que son muy parecidos a las de las personas psicopáticas.

impostor

En resumen, la tradición psicoanalítica considera al impostor referido al trabajo original de Karl Abraham, durante los años cincuenta al trabajo de Helen Deutsch, y después al de Phyllis Grenacre. Su trabajo contiene muchos casos clínicos comparados con los impostores históricos, como el poeta céltico y prerromántico Ossian, uno de los “poetas del cementerio”, tras el que se escondía el escocés James MacPherson.

El impostor es alguien que pretende ser alguien que no es. La falsificación de identidad es la que crea al impostor, siendo la identidad asumida la de una persona imaginaria con diferente nombre y profesión. El éxito del impostor puede depender de la complicidad de otros en la mentira, o de sus distintas reacciones.

Es difícil crear una descripción única, ya que el término “impostor” incluye muy diversas personalidades, unas veces más psicopáticas y otras más narcisistas o borderline. No obstante, sería frecuente la compulsion de actuar la novela familiar, los trastornos en el sentimiento de identidad (que son, paradójicamente, aliviados, por la identidad que toman “prestada”) y una malformación en el superyo. Psicopatológicamente, ha sido clasificada entre las perversions. Los impostores usurpan el papel del padre edípico y se identifican con el “falo materno” a una temprana edad.

 
FRANCISCO MARTI FELIPO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s