ADOLESCENTES, EMIGRANTES Y REFUGIADOS

Las noticias sobre la cantidad de familias sirias que están tratando de entrar en Alemania ha conmocionado y pillado por sorpresa a la población mundial. Muchos de ellos son adolescentes, en los que su familia de origen ha confiado como si pudieran comportarse como adultos.

images-4

Un informe mexicano del año 2013 ya exponía que “cada vez más niñas y adolescentes emigran de países pobres…buscan empleo o huyen de la guerra y la violencia”. Dada la falta de oportunidades en sus lugares rurales de origen, “quieren trabajar, aprender, adquirir habilidades y recursos”. También huyen a veces de los matrimonios tempranos, o movidos por la muerte del familiar que les cuidaba. Buscan la independencia económica o madurar en sus vidas.

Como está ocurriendo ahora en Europa, viajan a veces sin el apoyo de sus familias, están expuestos a agresiones y tratan con personas desconocidas. Aun yendo con sus familias son vulnerables a robos, maltratos o violaciones, o a caer en redes de tratas de personas. Trabajan en restaurantes o labores domésticas, pero urgen acciones específicas con estos adolescentes emigrantes y refugiados por parte de organizaciones del tipo de las ONG. Sigue leyendo

Anuncios

SOBRE EL BULLYING: EL ACOSO ESCOLAR

Una muchacha de 16 años se ha suicidado en Madrid el 22 de mayo.

Se despidió de sus amigas por WhatsApp y se tiró al vacío desde la sexta planta del bloque donde vivía. Estudiaba en un Instituto del sur de Madrid, en el que había padecido acoso escolar, según denunció su familia hace apenas un mes. La menor, con discapacidad intelectual y motora, contó a sus profesores que otro alumno del centro le exigía dinero y la coaccionaba con mensajes” (EL PAIS).

images-230 Sigue leyendo

IDENTIDAD O SUBJETIVIDAD: EL PEQUEÑO NICOLÁS

Hace pocos días en Madrid un jóven apodado en los medios de comunicación el pequeño Nicolás, producía el asombro de cualquier ciudadano que hubiera accedido a alguna de las fuentes informativas disponibles, prensa, radio, o TV. Lo más llamativo es que debido a sus artimañas este joven había aparentado, tanto ante sus compañeros de universidad como en los circuitos sociales en los que se movía, ser alguien importante; se jactaba de llevar billetes de 500 €, gastaba en consumiciones – ante espectadores- hasta 2000 €, y cerraba operaciones en un chalet del Viso; además se procuraba un chófer porque no tenía carnet de conducir, y se invitaba a acontecimientos sociales de alto standing y de gente del poder político y económico. En términos morales se le calificaría de impostor. En términos psicológicos nos encontraríamos con un intento estudiado e intencionado de aparentar ser importante, para producir admiración, consideración y aceptación en un entorno que intenta conseguir como alcanzable. No se trataba de suplantar la identidad, aunque él mostraba ser alguien distinto del que en realidad era. Lo más curioso es que los de su alrededor picaron” y se creyeron su farsa.

nicolás

¿Qué puede producir este episodio cuando se descubre el engaño?. Emociones varias, sin duda. Pero sobre todo para los receptores, para aquellos ante quien se presentaba la farsa, seguro que se han sentido estafados; ante el engaño es inevitable que uno se sienta un poco tonto, algo devaluado, por haberse fiado sin pruebas, como a ciegas, de la puesta en escena. Sigue leyendo