MARGARET LITTLE Y WINNICOTT

Con cuarenta y ocho años de edad, trece años después de haber buscado por primera vez ayuda psicológica, Margaret Little consultó a Winnicott. En una de las primeras sesiones sintió con desesperación que nunca lograría que la entendiera. Recorrió la consulta intentando encontrar un medio de comunicación y se lanzó sobre un florero con lilas blancas, lo hizo trizas y lo pisoteó.

Winnicott salió de la habitación y regresó al terminar la hora. La encontró ordenando el revoltijo y exclamó: “Podía suponer que haría eso más adelante”. Al día siguiente una réplica exacta reemplazaba al florero. Unos días después Winnicott le dijo que había roto algo valioso para él.

Winnicott

Unas semanas más tarde, durante toda una sesión, se apoderaron de ella unos espasmos de terror. Little se aferró con firmeza a las manos de su analista hasta que se liberó de los espasmos. Al finalizar Winnicott le dijo que estaba reviviendo la experiencia de su nacimiento y le sostuvo unos minutos la cabeza. Little lo rememoró después como el “nacimiento a una relación”, a través de sus movimientos espasmódicos. Nunca más volvió a experimentar esos espasmos. Sigue leyendo

Anuncios

ANNA FREUD

Si las ideas son claras, las palabras lo serán también

(Anna Freud)

Nada mejor que esta frase puede definir la esencia del pensamiento de la única de los hijos de Freud que seguiría sus pasos en el mundo psicoanalítico. Pocas veces se han superado la sencilla claridad y la elegancia de sus formulaciones. Fue famosa por ser una de los pocos psicoanalistas capaces de dar una conferencia sin recurrir a un texto escrito previamente. A pesar de que empezó a asistir a las reuniones de su padre a la edad de trece años, fue siempre, hasta su muerte, una mujer de gran modestia que nunca se vanaglorió de la importancia de sus contribuciones a la teoría y a la práctica del psicoanálisis. Ha llegado el momento de restituir a Anna Freud el sitio que le corresponde en el mundo psicoanalítico en el cual parece estar, después de su muerte, relegada injustamente al olvido.

anna%20freud Sigue leyendo

LOS SUEÑOS SEGÚN MAURO MANCIA Y LA MEMORIA IMPLÍCITA

Hace años, Mancia dictó una conferencia en la APM sobre un escritor y su poesía, uno de los intereses de este psicoanalista que desarrolló una gran amistad con personas de nuestra asociación como Luis Martín y José Rallo, entre otros. Ahora nos interesa situarle en su labor de puente entre las neurociencias y el psicoanálisis; una labor muy de actualidad que, sin embargo, Mancia supo centrar en su aportación del concepto de la memoria implícita, visible para él en la transferencia y en los sueños contados en análisis por sus pacientes.

Insistimos en que el hecho más llamativo de la personalidad de Mancia fue seguramente, eso; su personalidad.

Untitled (mancia2 copy)

 

Ha sido una de las pocas personas del mundo que podía hablar del cerebro y de la mente con un completo conocimiento de ambos, y adquirido de primera mano. Los recientes desarrollos en el campo de las neurociencias tales como el descubrimiento de las neuronas espejo, y de los sistemas cerebrales para la representación interna de las acciones y los estados de los demás, han validado un compromiso tan comprensivo como el de Mancia para integrar el psicoanálisis y las neurociencias, un tema que fue siempre central en sus investigaciones científicas. Por un lado, su formación neurofisiológica fue rigurosa.  Sigue leyendo