EL VIAJE TORMENTOSO DEL CAMBIO DEL ADOLESCENTE

“Adolescencia” proviene del  latin “adolescere” que quiere decir crecimiento. En este proceso de crecimiento el adolescente  siente sufrimiento , dolor, inestabilidad, momentos de sentirse perdido, confuso, irritado, distante y agresivo; especialmente con los padres, pero también con otras figuras de su entorno, o bien en el colegio. Está abandonando la identidad infantil y sus seguridades e incorporándose a la adulta y a sus incertidumbres.

Hemos vuelto de veraneo y la esperanza del cambio de actitud del adolescente  de que en otro sitio, o con los abuelos o familia de origen se produjera, se desvanece. La actitud oposicionista de “ no se de lo que se trata pero me opongo”  prosigue. El proceso sigue su curso y la tensión con los padres se mantiene.

Y es que en el proceso de su crecimiento, el adolescente tiene que alejarse de ellos para encontrar su identidad, es decir descubrir, pensar en quien es, a donde quiere llegar y cómo lo puede hacer . Preguntas que van a generarle angustia, soledad  que le hacen sentir solo en casa, precisamente en casa y frente a los padres de los que necesita separarse y  buscar fuera, en la pandilla, en sus iguales las referencias válidas, las personas con quienes pueda compartir sus inquietudes.

como-manejar-la-rebeldia-en-los-adolescentes-2

Tanto su cuerpo, como sus emociones, instintos, deseos y pensamientos cambian produciéndose un rompimiento con lo anterior, un período de  turbulencia emocional. Los padres que antes habían servido de sostén y ayuda no lo pueden ser  al menos por un tiempo. Por el contrario, le resultan insoportables en la medida en que están asociados al niño/niña que todavía son y del que se desean distanciar para crecer.

No es fácil poder contar con serenidad para ir tolerando los cambios de humor que puedan presentarse, los enfrentamientos, los sinsabores en suma que se dan en estos períodos.

Hay tentaciones a los que los padres acceden, tales como probar con objetos externos como premio o a  los que se les atribuye alguna función auxiliar que pronto se desvanece: “ Si te portas bien tendrás un un Iphone, un  Ipad,  un ebook , un……”

La difícil tarea de los padres  pasa por sostener y esperar a que la propia maduración y la construcción de su  propia identidad  vayan pudiendo organizar  e integrar su psiquismo, ayudándole también a distinguir lo que puede y no puede hacer. Difícil tarea en la que también hay que  señalarle  el límite que tiende a transgredir o la prohibición de situaciones de peligro, aspectos que explora en la búsqueda de  esa identidad.

En algunas situaciones el proceso se desborda y se manifiesta como patológico. Es el momento de acudir a un profesional, a un psicoanalista que ayude al adolescente o al grupo familiar a elaborar este proceso.

Carmen Monedero

Anuncios