¿QUÉ OCURRE AL HACERNOS VIEJOS?

El envejecimiento y el temor a la muerte, con los cambios de todo tipo que conllevan, es algo que tenemos que atender aunque a veces nos cueste hacerlo. Si bien un niño puede comenzar a adquirir una concepción realista de la muerte desde los siete años, parece que nos cuesta creer en ella a lo largo de la vida. Las enfermedades y la disminución de las capacidades corporales nos van confrontando con el paso del tiempo.

 

La biología y las relaciones psicosociales, la regresión en la vida que supone la vejez, chocan con aquello que en psicoanálisis se conoce como la carencia de sentido del tiempo en el inconsciente. Por otra parte, lo reprimido y aquello que no hemos podido asimilar durante la vida, vuelve en sueños, en síntomas y en la forma de enfocar las relaciones cotidianas. La independencia que se consigue con los años va evolucionando hacia una mayor dependencia que precisa de la ayuda de otros familiares y de la misma sociedad. Sigue leyendo

LA ANGUSTIA DE SEPARACIÓN

La angustia de separación es una de las interpretaciones psicoterapéuticas que más se descuidan, principalmente por la cantidad de defensas que el paciente, y también el analista, tienen para no comprender cómo se enfrenta a la sesión el paciente antes de que llegue el fin de semana. Cómo lo vive y después, como llega el lunes a la sesión sin tener en cuenta o negando aquellos malestares que podrían explicarse con la angustia de separación.

porque-bebes-calman-brazos-644x362

 

El paciente teme muchas veces perder al terapeuta, cómo separarse de él y quedarse solo. El ejemplo más comprenisble es el de los niños pequeños que les cuesta dormir si no tienen al lado a sus padres, o a quien se ocupe de ellos. Con el tiempo tienen pesadillas y están en riesgo de entrar en depresiones o en graves estados de angustia ligados a estas separaciones precoces. La angustia ligada a la separación aparece normalmente hacia los ocho meses de vida y durante el segundo año se intensifica, para luego disminuir normalmente. Se ha visto que en muchas afecciones neuróticas y depresivas sigue teniendo su importancia esta reacción a la separación, aunque no todos los terapeutas lo tengan en cuenta y lo interpretan.  Sigue leyendo

LA DISCAPACIDAD VISTA DESDE OTRO LUGAR

El gran avance que se ha dado en las últimas décadas en la atención de los discapacitados no debe hacernos olvidar que hay un aspecto desconocido relacionado con ellos de suma importancia, y del que no se habla. Me refiero a los sentimientos de los padres. Sentimientos variados y complejos en los que siempre está presente el sufrimiento; no es el único sentimiento pero siempre es muy intenso. Ser conscientes de este dolor y poder tratarlo debe ser una de las prioridades en la ayuda a los discapacitados. Supone una ayuda indirecta pero de enorme importancia pues afecta al entorno que les cuida. Ese dolor es un sentimiento, que debe ser reconocido porque si es negado las consecuencias para los padres, y en consecuencia para el hijo discapacitado, serán muy perniciosas.

DiscapacidadBody

Ya en el embarazo los pensamientos de los padres sobre su futuro hijo siempre incluyen uno: ¿estará sano?. A veces, la discapacidad se descubre un tiempo después del nacimiento y el golpe emocional es mayor porque se daba por hecho que el hijo era normal. Así sucede también en los casos de niños que cuando son adoptados no presentan problemas aparentemente. Confrontados con el hecho de que el hijo es discapacitado, se inicia un complicado proceso en el mundo afectivo parental. Porque junto al amor, cariño, sacrificio y apoyo hacia ese hijo, pueden coexistir sentimientos de pena, culpa, desgracia, frustración, rabia, tristeza y depresión. Además de temores sobre su futuro: cómo se cubrirán sus necesidades tanto económicas como afectivas y quién le consolará cuando los padres no estén.

Sigue leyendo