FREUD Y ZWEIG

El escritor austríaco Stefan Zweig (1881-1942) en sus memorias, “El mundo de ayer”, trazó uno de los más bellos retratos de Freud que se hayan escrito:

“Había conocido en Viena a Sigmund Freud, ese espíritu grande y fuerte que como ningún otro de nuestra época había profundizado, ampliándolo, en el conocimiento del alma humana, en una época en que todavía era amado y combatido como hombre huraño, obstinado y meticuloso. Fanático de la verdad, pero a la vez consciente de los límites de toda verdad… se había aventurado en las zonas terrenales y subterráneas del instinto, hasta entonces nunca pisadas y siempre evitadas con temor, es decir, precisamente la esfera que la época había solemnemente declarado “tabú” “.

Stefan Zweig

Zweig reencuentra a Freud anciano y enfermo en su exilio londinense:

 “Por primera vez descubrí a un verdadero sabio, que se había elevado por encima de su propia situación, que ni siquiera percibía ya el sufrimiento y la muerte como una experiencia personal, sino como objetos de consideración que superaban a su persona; no menos que su vida, su muerte fue una hazaña moral”.

Sigue leyendo

Anuncios

HER

En los Ángeles ciudad de rascacielos transparentes donde parece que no hay secretos, vive Theodore (Joaquin Phoenix). El protagonista escribe cartas de amor por encargo. Padres, hijos, amigos y amantes, contratan estos servicios y reciben manuscritas misivas nostálgicas que formaron parte de otras vidas y del pasado ¡Qué paradoja en la era de las comunicaciones! La película nos sitúa en el contexto de una época imaginaria condicionada absolutamente por la máquina.

Cartel-de-la-pelicula-Her_54402418775_54374916805_576_694

A partir de que el protagonista solicita en su ordenador un sistema operativo, su vida cambiará profundamente, pues éste no le abandonará ni un instante. Una voz cálida y aterciopelada (maravillosa voz de Scarlett Johansson) da vida al sistema operativo con el nombre de Samantha. Ella ordena sus mensajes, descarta los avisos inútiles, le recuerda sus compromisos laborales y le aconseja sobre sus citas amorosas. El sistema operativo Samantha parece corresponder a un doble de este joven y un antídoto sobre la soledad, singular de una era con un futuro indeterminado.  Sigue leyendo