ADOLESCENTES, EMIGRANTES Y REFUGIADOS

Las noticias sobre la cantidad de familias sirias que están tratando de entrar en Alemania ha conmocionado y pillado por sorpresa a la población mundial. Muchos de ellos son adolescentes, en los que su familia de origen ha confiado como si pudieran comportarse como adultos.

images-4

Un informe mexicano del año 2013 ya exponía que “cada vez más niñas y adolescentes emigran de países pobres…buscan empleo o huyen de la guerra y la violencia”. Dada la falta de oportunidades en sus lugares rurales de origen, “quieren trabajar, aprender, adquirir habilidades y recursos”. También huyen a veces de los matrimonios tempranos, o movidos por la muerte del familiar que les cuidaba. Buscan la independencia económica o madurar en sus vidas.

Como está ocurriendo ahora en Europa, viajan a veces sin el apoyo de sus familias, están expuestos a agresiones y tratan con personas desconocidas. Aun yendo con sus familias son vulnerables a robos, maltratos o violaciones, o a caer en redes de tratas de personas. Trabajan en restaurantes o labores domésticas, pero urgen acciones específicas con estos adolescentes emigrantes y refugiados por parte de organizaciones del tipo de las ONG. Sigue leyendo

MOVILIDAD EXTERIOR

emigrantes

“Cuando salí de mi tierra, volví la cara llorando, porque lo que más quería, atrás me lo iba dejando”, cantó Juanito Valderrama en “El emigrante”, en 1947. Hasta principios de los años ´70, la emigración fue para los españoles una tradición social. El vuelco de España como país de emigración a país de inmigración, no se debió sólo a una coyuntura económica sino a un vasto proceso de cambio mundial, histórico y político.

En 2012, cuarenta años después, la población de este país disminuyó en 200.000 personas en relación al año anterior, más del 10% españoles nativos, básicamente jóvenes muy bien preparados. Exilio económico y no “movilidad exterior” como poco tiempo atrás dijo una ministra en el Parlamento. La tasa de desempleo entre nuestros jóvenes supera el 50%.

¿Qué ha pasado?

Evidentemente las estructuras de Europa y de España no estaban preparadas para soportar la fuerza del tsunami económico que comenzó en América en 2007. Creo, además, que como generación, la dirigencia de nuestro país fue irresponsable con las nuevas generaciones. Siete planes de Educación en poco más de treinta años, revelan incompetencia y poca generosidad.

¿Qué podemos decir los psicoanalistas a la generación de nuestros hijos que migra?

La migración es un cambio de gran magnitud que pone en riesgo la identidad. La pérdida de objetos es muy grande, incluyendo los más valorados y a los cuales están ligados recuerdos e intensos afectos. El término “duelo” significa “dolor” y también “desafío o combate entre dos”. Estas dos acepciones son aplicables a los que emigran, ya que experimentan dolor por lo que dejan y afrontan un desafío ante lo  que les espera.

El emigrante necesita un “espacio potencial” que le sirva de “lugar de transición” entre el país-objeto materno y el nuevo mundo externo, “espacio potencial” que otorgue la posibilidad de vivir la migración como “juego” con toda la importancia que tiene el juego para el desarrollo de la salud mental del niño. Si lo puede crear, todo será más  fácil.

Ricardo Jarast