¿QUÉ OCURRE AL HACERNOS VIEJOS?

El envejecimiento y el temor a la muerte, con los cambios de todo tipo que conllevan, es algo que tenemos que atender aunque a veces nos cueste hacerlo. Si bien un niño puede comenzar a adquirir una concepción realista de la muerte desde los siete años, parece que nos cuesta creer en ella a lo largo de la vida. Las enfermedades y la disminución de las capacidades corporales nos van confrontando con el paso del tiempo.

 

La biología y las relaciones psicosociales, la regresión en la vida que supone la vejez, chocan con aquello que en psicoanálisis se conoce como la carencia de sentido del tiempo en el inconsciente. Por otra parte, lo reprimido y aquello que no hemos podido asimilar durante la vida, vuelve en sueños, en síntomas y en la forma de enfocar las relaciones cotidianas. La independencia que se consigue con los años va evolucionando hacia una mayor dependencia que precisa de la ayuda de otros familiares y de la misma sociedad. Sigue leyendo

¿PARA QUE SIRVEN LOS CUENTOS DE HADAS?

Los cuentos….esas historias que se cuentan a los niños, plagadas de personajes fantásticos, de seres irreales que intervienen en aventuras extraordinarias que ocurrieron en la dimensión temporal Érase una vez” y se localizan en El país de nunca jamás”. Tienen la cualidad de recoger fantasías universales en el tiempo y en el espacio y ofrecen a la imaginación del niño nuevas dimensiones a las que le sería imposible llegar por sí solo.

Aunque son relatos anclados en la fantasía, en realidad hablan de aspectos reales de la vida, de problemas cotidianos, de grandes conflictos psicológicos, que toman forma de situaciones cotidianas. El cuento permite confrontar la realidad mediante la fantasía de lo irreal, esta paradoja es la entrada al acceso directo del niño consigo mismo. Los cuentos de hadas son exploraciones espirituales y por lo tanto, lo más parecido a la vida real, puesto que revelan la vida humana vista o sentida desde el interior” es así como los describe Lewis Carroll.

Image

Los cuentos hablan al Yo en formación del niño, pero envían importantes mensajes al inconsciente, dado que hacen referencia a problemas universales. A veces el niño puede no captar el contenido del cuento a nivel consciente, pero sí lo hace en el registro inconsciente gracias al lenguaje simbólico que metaforiza los pensamientos y sentimientos, llevándolos fuera de su contexto original. Lo que no nos permitimos decir ni decirnos, ya está dicho, lo dicen las Hadas por nosotros y nos invitan a apropiarnos del pensamiento sin culpa ni remordimiento. Es un lenguaje simbólico, claro está, pero como el simbolismo del lenguaje permite entrar en contacto con lo simbolizado sin tener que nombrarlo y el niño, que no puede hacerse cargo de su pulsionalidad emergente, de sus deseos imperiosos que demandan satisfacción inmediata, sí puede gestionarlos y tramitar sus urgencias internas si se presentan convenientemente simbolizadas.

Sigue leyendo