¿NEOPARENTALIDADES?

Parecería que las preguntas que pueden plantear las nuevas configuraciones familiares debieran someternos a los psicoanalistas a una dura prueba…

¿Habrá una diferencia significativa en el modo de relación materna y/o paterna en el caso de un embarazo tradicional y en el caso de una fecundación «in vitro»? Los procesos de subjetivación de un niño adoptado ¿se diferenciarán de los de un niño creado en un proceso de inseminación artificial con un donante anónimo? Por otro lado, los niños criados por uno sólo de los padres o aquellos criados por una pareja de un mismo sexo, ¿tendrán necesariamente problemas de subjetivación?

adopción homosexuales

Si nos encontramos con la falta de uno de los padres –monoparentalidad- o con la presencia de dos sujetos del mismo sexo –homoparentalidad- ¿estas formas de paternidad tendrán repercusiones en los procesos identificatorios y, por consiguiente, en la organización psíquica del nuevo sujeto? Sigue leyendo

Anuncios

LOS ANIMALES EN LA VIDA DE UN NIÑO

He tenido la oportunidad de conocer este verano a un niño con un afán desmedido de relación y de preocupación con los animales. Todo empezó, cuando tenía cuatro años y acudió a preguntarme si yo creía que era “chico” o “chica” el joven caballo que tenían sus vecinos. En cuanto el potrillo le veía, acudía a curiosear al lado de la valla, esperando que le echara algunas de las hojas verdes y tiernas que veía a su alcance.

Este fue el motivo de que Pedrito, que así se llamaba el niño, me contara que por qué esa lombriz que correteaba por el suelo echaba el alimento por el “culo”. No le bastó que yo le explicara la creación de abono que realizan estos gusanos, porque, aunque la entendió, pasó a relatarme por qué se multiplican tanto los por él llamados “tocinillos” que corren por el agujero que hacía de cloaca al lado del pozo. En ese momento le expuse su posible curiosidad por el nacimiento de sus hermanos. Pedrito me confirmó que no soportaba ni las hormigas entre la tierra ni las avispas en su piscina. Tenía que pisarlas y matarlas, porque le parecía que ensuciaban la tierra y el agua, más allá de lo que los adultos podamos razonar.

Untitled (marti1 copy)

Este niño sufría una pesadilla repetida donde veía a un toro con uno de sus mejores amigos en el fondo de ese pozo del que me hablaba, repleto de basura. Por si fuera poco, en el garaje de su casa creía que existían ratas que le daban mucho miedo. Y encima, siguiendo su conversación, había oído que, en casa de su abuela, los escarabajos pasaban desde la habitación en la que, antes de nacer su hermana, dormía con sus padres, hasta su primer cuarto en el que dormía solo. De día guardaba en su armario los muñecos y las revistas infantiles con las que pasaba el rato. Sin embargo, como psicoanalistas de niños podemos pensar que esos terrores a los pequeños animalitos representan al inconsciente.  Sigue leyendo

EL LLANTO DE UN NIÑO ( I* )

 “El niño pequeño con su llanto llama la atención de una persona experimentada, buscando alivio, y ello se convierte en una fuente de las motivaciones morales”. Hay que pensar que esta frase fue escrita por un neurólogo a finales del siglo XIX, según proyectaba una psicología científica. Era Sigmund Freud, y esta idea constituye una de las bases de la después llamada teoría de las relaciones objetales. No sólo de las relaciones que establecemos con otras personas, sino también de los pensamientos imaginativos que forjamos en nuestro mundo interno, de los sueños, así como de aquello que hacemos a lo largo de nuestra vida cuando nos sentimos mal o enfermos, y nos planteamos a quién dirigirnos para que nos ayuden.

bebe_llanto

Muchas consultas de psiquiatría infantil están motivadas por la dificultad de la familia ante el llanto prolongado del niño, y después, ante las variadas formas, somáticas o psíquicas, mediante las cuales se expresa la angustia, el dolor o la tristeza que no pueden comunicarse de otro modo. Algunos padres no toleran que su hijo llore y se preocupan mucho al verle mal. Especialmente por las noches, se generan a veces círculos viciosos en los que algunos padres se enfadan y prefieren dejar a su bebé llorando hasta que se calle.

De hecho el llanto es paradójicamente una señal de buena salud cuando el recién nacido ha asomado en el paritorio. De acuerdo con las modernas investigaciones, vamos a describir qué podríamos hacer en los dos primeros meses de vida cuando eso ocurre. Cuando hablamos de sostén y de contención siguiendo las ideas de psicoanalistas más modernos, las funciones recién citadas se concretan en actitudes que parecen mucho más corrientes. Freud fue pensando que en eso consistía el que la madre actuara como preconsciente o como una “paraexcitación” ( Drenaje del exceso de excitación por otras vías ) en ayuda del funcionamiento mental de su bebé.

Sigue leyendo