“JE SUIS”: ACERCA DEL FANATISMO Y LA INTOLERANCIA CRIMINAL

“Quien persigue un ideal y supuestamente cree haberlo alcanzado, justamente por ello tiende a ir más allá de él. … (Y generalmente cae al vacío)”
F. Nietzsche: Aforismos –132. (Edit. Edhasa)

El fanatismo, la intolerancia y el odio hacia “el diferente” y/o “lo diferente” y hacia la sociedad democrática, en general, está creciendo en muchas áreas geográficas del mundo. Es un hecho real y para nada producto de la imaginación. Las noticias recogidas en la prensa internacional lo acreditan. Desde los lamentables acontecimientos del 11-S y del 11 M, hasta la masacre indiscriminada reciente donde murieron más de 132 niños en una escuela de Pakistan a manos de fanáticos talibanes y el asesinato de 12 humoristas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo hace una semana causada por dos fanáticos yihadistas.

je-suis-charlie-800x495

La intolerancia criminal se extiende a nivel planetario, vislumbrando posiciones contrarias a la globalización de los derechos humanos y a los valores democráticos. Intolerancia criminal que coincide con un resurgimiento de fundamentalismos e integrismos (religiosos, políticos, ideológicos y económicos) a gran escala que amenazan con dar al traste las grandes conquistas democráticas y sociales de la historia de la humanidad. Sigue leyendo

PETER PAN Y JAMES BARRIE

Los dibujos animados, las películas y el teatro han adoptado al personaje de Peter Pan como símbolo casi universal del muchacho que no quiere crecer. Es el amigo de Wendy, la hermana mayor de Jean y Michel, tres muchachos cuyos padres han salido por la noche. Peter convence a Wendy para que la siga al país de “Nunca Jamás”. Allí le contará historias y hará casi de mamá con ella y sus dos hermanos. La pequeña Campanilla se pondrá celosa, y Wendy deberá también hacer de madre de “los niños perdidos”. Peter Pan les conducirá por su país para conocer a una tribu de pieles rojas; pero sobre todo será el capitán Garfio y sus piratas los mayores enemigos.

Untitled (ppan copy)

Es poco conocido que el mismo actor que hace de padre de los niños interpreta el papel de Garfio, como si sugiriera que el conflicto con el padre es de primera magnitud. Garfio no perdona a Peter Pan que le ha cortado la mano, y porque después un cocodrilo le persigue sin tregua.

Garfio secuestra a la muchacha india con la esperanza de que Peter querrá salvarla, y tras una batalla consigue liberarla. Campanilla la celosa revela a Garfio el escondite de Peter y este pretende envenenarle, capturando a los niños perdidos y a Wendy con sus hermanos.  Sigue leyendo

“PINOCHO, VAMOS A CONTAR MENTIRAS”

El terreno de los cuentos infantiles es el terreno de la fantasía, del soñar despierto, de la ilusión, en este ámbito cualquier historia es posible; los animales hablan y piensan, los objetos tienen vida, los sueños se tornan reales, y es que el ámbito del cuento está poblado de una realidad psíquica que necesita desmentir los límites: la ausencia, la muerte o las diferencias. Es el lugar de las creencias, de la ilusión.

Image

Las aventuras de Pinocho es un relato escrito por Carlo Collodi, el cual inicialmente consistió en entregas semanales que se editaban en un semanario romano dedicado a los niños en 1.881 y es en 1.883 cuando se publica la primera edición de la obra en un volumen.
Esta obra por su carácter universal y riqueza, ha trascendido y su carácter de difusión es permanente.
Leer Las Aventuras de Pinocho de Carlo Collodi, supone acercarse a un personaje complejo, diferente al de otros cuentos. Implica poner la mirada en el transcurso vital de un niño, con lo que conlleva el atravesar la situación edípica, la declinación de los deseos prohibidos, para poder transformarse en un niño con un padre que a su vez también se habrá transformado. El relato de Pinocho y Gepetto nos acerca una clave respecto a la pregunta por lo humano.

Trataré de considerar algunos aspectos de la historia que nos ayuden a entender el proceso de su transformación en niño, la importancia de la función paterna y el sentido que pueden tener las mentiras.
Sobre los orígenes: No nacemos Cromagnon
La historia de Pinocho literalmente comienza así:

Érase una vez…
-¡Un rey!- dirán en seguida mis pequeños lectores.
– No chicos, os habéis equivocado. Érase una vez un trozo de madera…

Cuando se inicia así la historia, el autor sustituye al rey por un pedazo de madera, entonces por asociación ya quedan enlazados de forma inconsciente rey y madera, aparece el deseo de que de ese trozo de madera surja el rey, esto supone la necesidad de una transformación. De esta forma podemos empezar a pensar que ya está en juego y puesta en escena la trama edípica.
No nacemos Cromagnon, ni tabula rasa, puesto que los recuerdos de nuestros padres y de nuestros antepasados están incluidos en nosotros.

Somos representantes de una historia, aunque no lo sepamos, y a partir de ella nos vamos a desarrollar.

 

Virginia Mora Febres