“JE SUIS”: ACERCA DEL FANATISMO Y LA INTOLERANCIA CRIMINAL

“Quien persigue un ideal y supuestamente cree haberlo alcanzado, justamente por ello tiende a ir más allá de él. … (Y generalmente cae al vacío)”
F. Nietzsche: Aforismos –132. (Edit. Edhasa)

El fanatismo, la intolerancia y el odio hacia “el diferente” y/o “lo diferente” y hacia la sociedad democrática, en general, está creciendo en muchas áreas geográficas del mundo. Es un hecho real y para nada producto de la imaginación. Las noticias recogidas en la prensa internacional lo acreditan. Desde los lamentables acontecimientos del 11-S y del 11 M, hasta la masacre indiscriminada reciente donde murieron más de 132 niños en una escuela de Pakistan a manos de fanáticos talibanes y el asesinato de 12 humoristas de la revista satírica francesa Charlie Hebdo hace una semana causada por dos fanáticos yihadistas.

je-suis-charlie-800x495

La intolerancia criminal se extiende a nivel planetario, vislumbrando posiciones contrarias a la globalización de los derechos humanos y a los valores democráticos. Intolerancia criminal que coincide con un resurgimiento de fundamentalismos e integrismos (religiosos, políticos, ideológicos y económicos) a gran escala que amenazan con dar al traste las grandes conquistas democráticas y sociales de la historia de la humanidad. Sigue leyendo

Anuncios

LA PRIMERA MUJER OBISPA DE LA IGLESIA ANGLICANA

El nombramiento de Libby Line como primera mujer obispa de la Iglesia de Inglaterra, institución con más de 500 años que data de la época de Enrique VIII, es una excelente noticia, un acontecimiento histórico de valor excepcional en la larga e incesante lucha de la mujer por conquistar un lugar y una consideración social igual a la del hombre.

Libby-Lane-primera-obispa-anglicana-002

El Arzobispo de Canterbury, Justin Welby, expresa : “Estoy absolutamente encantado de que Libby haya sucedido al Obispo Rober Atwell como Obispo de Stockport.”

Es extraordinario que esta iglesia, de cinco siglos de antigüedad, haya aceptado la ruptura de ese “techo de cristal”, invisible pero muy presente en la mayoría de las cúpulas de poder de las organizaciones actuales.

Lo extraordinario de este mensaje social es que la mujer sea considerada como una líder espiritual visible en un ámbito reservado hasta ahora al hombre y que se considere que su criterio, pensamiento y consistencia sean oficialmente tan válidos como los de éste. Sigue leyendo