PETER PAN Y JAMES BARRIE

Los dibujos animados, las películas y el teatro han adoptado al personaje de Peter Pan como símbolo casi universal del muchacho que no quiere crecer. Es el amigo de Wendy, la hermana mayor de Jean y Michel, tres muchachos cuyos padres han salido por la noche. Peter convence a Wendy para que la siga al país de “Nunca Jamás”. Allí le contará historias y hará casi de mamá con ella y sus dos hermanos. La pequeña Campanilla se pondrá celosa, y Wendy deberá también hacer de madre de “los niños perdidos”. Peter Pan les conducirá por su país para conocer a una tribu de pieles rojas; pero sobre todo será el capitán Garfio y sus piratas los mayores enemigos.

Untitled (ppan copy)

Es poco conocido que el mismo actor que hace de padre de los niños interpreta el papel de Garfio, como si sugiriera que el conflicto con el padre es de primera magnitud. Garfio no perdona a Peter Pan que le ha cortado la mano, y porque después un cocodrilo le persigue sin tregua.

Garfio secuestra a la muchacha india con la esperanza de que Peter querrá salvarla, y tras una batalla consigue liberarla. Campanilla la celosa revela a Garfio el escondite de Peter y este pretende envenenarle, capturando a los niños perdidos y a Wendy con sus hermanos.  Sigue leyendo

LA PASIÓN DEL FÚTBOL

En una memorable escena de la película “El secreto de sus ojos” (2009, segunda película argentina en ganar el Óscar a la mejor película extranjera), dirigida por Juan José Campanella, y protagonizada por Ricardo Darín, Soledad Villamil, Guillermo Francella, y otros actores) Pablo Sandoval, (Guillermo Francella),que trabaja en un juzgado, hincha del Racing Club de Avellaneda expone lleno de inspiración en un tugurio de hinchas a Benjamín Espósito (Ricardo Darín),agente judicial retirado,las profundas conclusiones sobre su propio funcionamiento psíquico y también sobre el psiquismo humano; “Mirame a mí, soy un tipo joven y como vos decís me sigo cagando en la vida viniendo a un sitio como éste…..Más de una vez me dijiste ¿Por qué estás ahí Pablo? ¿Qué hacés ahí? ¿Y sabés por qué Benjamín? Porque me apasiona. Me gusta venir acá, ponerme en pedo, cagarme a trompadas si alguien me hincha las pelotas,….y vos lo mismo Benjamín……no hay manera de que te pueda sacar de la cabeza a Irene“-

Posteriormente en otra secuencia de la misma escena, “Una pasión es una pasión” dice otro personaje, el “escribano”, el “doctor” Andretta;verdadero experto en la historia del club, explicando su incondicional amor por éste. “¿Te das cuenta Benjamín?” “El tipo ( el hombre) puede cambiar de todo. De cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar Benjamín: no puede cambiar de pasión…..”

11010829-balon-de-futbol-con-los-pies-en-el-campo-de-futbol

En estos días de pasión futbolística, hemos visto al presidente Obama repetir y animar ante un grupo de entusiastas el “We can” ante un decisivo partido de su resistente selección de fútbol, y a muchos otros como el de Uruguay, mostrar abiertamente su pasión deportiva, ”Los de la FIFA son una manga de viejos hijos de p….”. “Me adhiero a las palabras del Presidente”, corroboró su mujer.  Sigue leyendo

EL DESCONCIERTO DEL INDIVIDUO EN LA SOCIEDAD

Asistimos todos los días a la experiencia de nuestra perplejidad frente al espectáculo que ofrece la vida cuando ésta no nos da respuestas o éstas son inadecuadas o absurdas. Quizá en este devenir, sospechamos saber por qué actuamos de una forma u otra, pero solo aprehendemos la vida desde su suceso. Para nuestra sorpresa, somos más de lo que desearíamos. Todas las personas en un infinito deseo de justificar lo que dicen o hacen, acaban por preguntarse por qué hacen o dejan de hacer una cosa cuando inicialmente creían saber porqué.

Image

Hablo como no podía ser de otro modo de lo que acontece en la vida sin que nosotros podamos planearlo. Nuestra vida sucede pese a nosotros mismos. Justificamos cada acto, cada acontecimiento y quizá cada decisión, a sabiendas que la elección es la necesaria y además justificable de nuevo para nuestro quehacer. Pero no es así. Todos somos un puzzle en donde encajamos cada suceso de nuestra vida.

En ciertos momentos necesitamos respuestas sensatas por parte de personas autorizadas para de una forma concreta, nombrar o dar forma a lo que nos ha sucedido por éste u otro hecho.

La sociedad actual se ve inmersa en un montón de información que no siempre sabe seleccionar y busca de un modo inquietante, expresamente buscado, los tags ó etiquetas que justifican su zozobra. Preguntas tales como ¿por qué se suicida una persona?, ¿cómo puede matar un padre a un hijo?, ¿por qué existe la deselealtad entre iguales?, ¿cómo pudo abandonarme mi madre? ¿cuáles son las claves de la felicidad?, o ¿cómo vivir mentalmente sano?, pueden ser preguntas que se lancen al aire cada mañana y que aparentemente nos sea imposible contestar. Sigue leyendo