LOS SUEÑOS SEGÚN MAURO MANCIA Y LA MEMORIA IMPLÍCITA

Hace años, Mancia dictó una conferencia en la APM sobre un escritor y su poesía, uno de los intereses de este psicoanalista que desarrolló una gran amistad con personas de nuestra asociación como Luis Martín y José Rallo, entre otros. Ahora nos interesa situarle en su labor de puente entre las neurociencias y el psicoanálisis; una labor muy de actualidad que, sin embargo, Mancia supo centrar en su aportación del concepto de la memoria implícita, visible para él en la transferencia y en los sueños contados en análisis por sus pacientes.

Insistimos en que el hecho más llamativo de la personalidad de Mancia fue seguramente, eso; su personalidad.

Untitled (mancia2 copy)

 

Ha sido una de las pocas personas del mundo que podía hablar del cerebro y de la mente con un completo conocimiento de ambos, y adquirido de primera mano. Los recientes desarrollos en el campo de las neurociencias tales como el descubrimiento de las neuronas espejo, y de los sistemas cerebrales para la representación interna de las acciones y los estados de los demás, han validado un compromiso tan comprensivo como el de Mancia para integrar el psicoanálisis y las neurociencias, un tema que fue siempre central en sus investigaciones científicas. Por un lado, su formación neurofisiológica fue rigurosa.  Sigue leyendo

LO QUE NO SE EXPLICA SOBRE LOS ABUELOS

Los abuelos parecen cada vez más importantes en las modernas vidas de las familias, en la medida en que se ocupan más de los nietos, además de que siguen siendo consultados por sus hijos, en cuanto se convierten a su vez en padres, y son un modelo de identificación. La antropóloga Margaret Mead escribió que la brecha generacional puede ser cruzada de tres maneras, según que los hijos vayan a hacer exactamente igual que lo que hicieron sus padres, o bien, en el otro extremo, que sean los padres quienes aprendan de los hijos en función del cambio de costumbres y de los nuevos conocimientos. Esta brecha generacional no es ajena a la forma de repetición de los conflictos inconscientes por los pacientes cuando tienen en mente las imágenes de sus propios padres.

Untitled (AB1 copy)

En los estudios recientes se propugna que, en cuanto que queda embarazada una mujer, sin quererlo ni buscarlo, le acuden a la mente las imágenes olvidadas de su infancia: cómo fue criada ella, la historia de sus deseos de maternidad desde que jugaba con las muñecas, los conflictos pendientes con sus propios padres. Todo ello se conjunta con los planes de crianza de su nuevo hijo, a quien va notando cada vez más en su tripa. De ahí que el equilibrio que logra la madre gestante va a ser reelaborado y continuado en el puerperio. Sigue leyendo

ENFERMAR EN LA CRISIS: ¿ENFERMAR EN LA MENTE O ENFERMAR EN EL CUERPO?

El psiquismo humano se encarga de gestionar tanto de las tensiones internas (del cuerpo) como externas (la realidad). Para ello cuenta con dos recursos fundamentales; uno satisface directamente algunas necesidades, y el otro transforma la energía de las tensiones somáticas (del cuerpo) en necesidades psíquicas. La trasformación de una tensión del cuerpo, como la necesidad de alimento o sexo  a la mente tiene la ventaja de que se pospone la satisfacción para un momento más favorable para su realización.

En las situaciones ordinarias, una persona con un funcionamiento normal se las arregla mejor o peor para lograr un equilibrio. Sin embargo, las situaciones extraordinarias, como son las crisis de la vida, por ejemplo, debidas  la pérdida de un ser querido, o a una mala situación económica, provocan un aumento de la tensión interna, y una frustración externa, que ponen a prueba la capacidad de gestión de esas tensiones.

La persona entra en una situación de sobreesfuerzo, porque su funcionamiento mental tiene mucho más trabajo y con resultados más pobres. En la situación de crisis la gestión de las tensiones puede fracasar, lo  que le lleva a la persona a enfermar. Si la gestión fracasa pero consigue  mantener esas tensiones en forma de conflicto psíquico la persona enfermará en su mente, lo que habitualmente llamamos enfermedad mental, como la depresión. La segunda posibilidad es que las tensiones desborden la capacidad de gestión  mental y su consecuencia será que la tensión no se mantendrá en un registro mental, y la persona enfermará en el cuerpo. Conclusión: La crisis traen riesgos para la salud mental y física.

Que un individuo enferme en un nivel  físico o psíquico  dependerá de su capacidad de gestión, y del nivel  de la misma.

 

crisis

Mikel  Zubiri