ACERCA DE ROBIN WILLIAMS

Las cenizas de Robin Williams descansan desde hace unos días en la Bahía de San Francisco. Su reciente suicidio está desplegando en la opinión pública algunas reacciones sorprendentes y otras, quizá, no tanto.

Es trágico que una persona que atraviesa un episodio depresivo grave, decida suicidarse a pesar de ser un destacadísimo actor con una carrera sumamente exitosa que le había hecho ganar un Óscar, varios Globos de Oro y había tenido una brillante trayectoria tanto en el cine como en la T.V. Padre de varios hijos, con un gran patrimonio personal y dotado de los amplísimos registros emocionales necesarios, para haber hecho reír y llorar a millones de espectadores, cometa un suicidio.

Sin embargo, por otro lado, no es sorprendente, pues las ideas de acabar con el sufrimiento depresivo por una vía drástica son un tanto frecuentes.

Robin-Williams-3-460x263

 

Resulta a primera vista sorprendente el ciberacoso al que se vió sometida su hija a través de la publicación de pretendidas fotos suyas en la morgue, pero tampoco debieran sorprendernos estos rincones siniestros del psiquismo en los que se genera, anida, y emerge la envidia y la destrucción.

Según parece, Robin Williams estaba deprimido. Había tenido varios episodios depresivos anteriores y en más de una ocasión parece que abusó del alcohol y de otras sustancias. Sigue leyendo

Anuncios