LA INQUIETANTE CRISIS DE LIDERAZGO

La lectura del mes de Julio de  los datos de la última encuesta del Centro de Estudios Sociológicos sobre las principales preocupaciones de los españoles muestra un peligroso descrédito de la clase dirigente. El paro es con mucho el principal problema detectado ( 80,5 %) seguido por la corrupción y el fraude ( 32,5 %) los problemas de índole económica ( 32,2 %), los políticos y la política ( 30,7 % )

En la percepcion de los españoles estarían unidos estos temas que a la vista de las últimas noticias parecen  construír la alarmante conclusión de que la incompetencia y falta de ética de una parte de la clase dirigente ha conducido al país a esta situación. El ciudadano se siente desamparado, frustrado, irritado y desesperanzado. Quienes tendrían que liderar un proyecto de país moderno, fuerte económicamente, seguro y honrado no han estado a la altura de las circunstancias.

Las cualidades del buen padre que se desean para el liderazgo como el cuidado y defensa de la familia y los hijos, la protección y el ejercicio justo de la  autoridad y la ley no parecen estar encarnadas en demasiadas ocasiones por una clase dirigente que no sólo no hace respetar la ley sino que en demasiadas ocasiones la manipula o transgrede, deslizándose así por el camino de la perversión. Inquietan, preocupan e irritan. No hay transparencia sino opacidad. No nos fiamos de ellos.

La admiración la despiertan líderes como Del Bosque o Nadal que, sin arrogancia, trabajando tenazmente, integrando al equipo o  conteniendo sus conflictos o  bien superando lesiones y adversidades han sido capaces de conseguir sonados éxitos en el terreno deportivo. El esfuerzo, la lucha y los resultados están a la vista de todos.

Las cosas son lo que parecen. Hay mayor transparencia. Nos fiamos de ellos.

 

Pedro Gil Corbacho

del-bosque

Anuncios