TELÉFONOS INTELIGENTES QUE INICIARON LOS PADRES Y CONTINÚAN LOS JÓVENES EN TODAS PARTES

La observación en los transportes públicos de los distintos medios de comunicación recientes: Whatsapp, Mp3, e-Book, el uso ubicuo de smartphones por padres e hijos en restaurantes, en vagones de metro, por la calle, parece haberse contagiado y a partir de la pubertad se han generalizado. En Estados Unidos aumentan las advertencias en los medios de comunicación ya que antes sólo era el uso de Internet el que generaba temor de adicción y hasta de psicosis en sus usuarios. Ahora se oye que es una forma de acoso y también un medio de exhibición sexual, en general durante la época adolescente.

En la revista Time se vió este titular: “Os hará irritable.” “Deja ese teléfono móvil” de NBC. “Los padres de Smartphone ignoran a sus niños” de ABC News. Dudo que nadie se sorprenda por estas afirmaciones. En todas partes hay personas con sus teléfonos inteligentes todo el tiempo. En el ámbito de la crianza de los hijos, es importante llamar la atención sobre el impacto de este comportamiento, pues existe amplia evidencia de que la interacción cara a cara es fundamental para el desarrollo emocional saludable.

movil-comida
La hora de la comida ofrece una oportunidad importante para este tipo de interacción, especialmente en acelerada la cultura de hoy. Sin embargo, se culpa a los padres de estos titulares. En lugar de decir: “Esto es malo, no lo hagas” tal vez deberíamos tener curiosidad acerca de por qué los padres, y cada vez más los hijos, están usando los teléfonos inteligentes de esta manera. Una respuesta se encuentra el creciente reconocimiento de la naturaleza adictiva de estos dispositivos. Todo el mundo, no sólo los padres, está utilizando los teléfonos inteligentes todo el tiempo. El otro puede estar en el hecho de que los padres, especialmente los padres de niños pequeños, y los jóvenes, a menudo se sienten solos, estresados y abrumados. Poniendo estos dos elementos juntos, el encanto de la pantalla se vuelve comprensible.  Sigue leyendo