CIEN AÑOS DEL NACIMIENTO DE PICHÓN RIVIÈRE

Se cumplen hoy cien años del nacimiento de Enrique Pichón Rivière, maestro de varias generaciones de psicoanalistas, psicoterapeutas, psicólogos sociales, trabajadores sociales y profesionales del ámbito de la transformación social cuya influencia traspasó las fronteras de Argentina llegando a España de la mano de algunos de sus discípulos como H. Kesselman y E. Paulowsky, que nos permitieron asomarnos a los entonces jóvenes psiquiatras y psicólogos a algunos contextos de aprendizaje vivo, estimulante y renovador como los cursos de “Psicoanálisis didáctico grupal” o los Grupos operativos.

 

Pichón Riviere

Para nosotros era como un mítico abuelo argentino que nos transmitía su sabiduría y mensaje renovador, para sus allegados, como Alfredo Moffat, su discípulo predilecto:  Sigue leyendo

Anuncios

EL LLANTO DE UN NIÑO ( I* )

 “El niño pequeño con su llanto llama la atención de una persona experimentada, buscando alivio, y ello se convierte en una fuente de las motivaciones morales”. Hay que pensar que esta frase fue escrita por un neurólogo a finales del siglo XIX, según proyectaba una psicología científica. Era Sigmund Freud, y esta idea constituye una de las bases de la después llamada teoría de las relaciones objetales. No sólo de las relaciones que establecemos con otras personas, sino también de los pensamientos imaginativos que forjamos en nuestro mundo interno, de los sueños, así como de aquello que hacemos a lo largo de nuestra vida cuando nos sentimos mal o enfermos, y nos planteamos a quién dirigirnos para que nos ayuden.

bebe_llanto

Muchas consultas de psiquiatría infantil están motivadas por la dificultad de la familia ante el llanto prolongado del niño, y después, ante las variadas formas, somáticas o psíquicas, mediante las cuales se expresa la angustia, el dolor o la tristeza que no pueden comunicarse de otro modo. Algunos padres no toleran que su hijo llore y se preocupan mucho al verle mal. Especialmente por las noches, se generan a veces círculos viciosos en los que algunos padres se enfadan y prefieren dejar a su bebé llorando hasta que se calle.

De hecho el llanto es paradójicamente una señal de buena salud cuando el recién nacido ha asomado en el paritorio. De acuerdo con las modernas investigaciones, vamos a describir qué podríamos hacer en los dos primeros meses de vida cuando eso ocurre. Cuando hablamos de sostén y de contención siguiendo las ideas de psicoanalistas más modernos, las funciones recién citadas se concretan en actitudes que parecen mucho más corrientes. Freud fue pensando que en eso consistía el que la madre actuara como preconsciente o como una “paraexcitación” ( Drenaje del exceso de excitación por otras vías ) en ayuda del funcionamiento mental de su bebé.

Sigue leyendo

LIDERAZGO LOGRADO DE NUESTROS DEPORTISTAS VERSUS LIDERAZGO FALLIDO DE NUESTROS POLÍTICOS.

Coincidió el penúltimo fin de semana la final de la Champions y las elecciones al Parlamento Europeo; lo que mostró algunas evidencias dignas de reflexión:

Para empezar, pudimos contemplar entonces, el extraordinario espectáculo de la final de la Champions, ofreciéndonos la imagen de las mejores cualidades que encarna el líder, como el sentido del honor, la estrategia elaborada, la lucha extenuante y tenaz, la asunción del riesgo, la resistencia ante el dolor, el espíritu de iniciativa, el respeto ante el adversario, el juego limpio y el espíritu de equipo.

Una enorme cantidad de ciudadanos gastó una apreciable cantidad de dinero y viajó a Lisboa para contemplar una final “histórica” que daba cuenta del extraordinario triunfo de ambos equipos. Compartían los unos la euforia por un triunfo, que consolida al Real Madrid como el equipo históricamente más grande, y los otros, la presencia de un Atlético de Madrid también en el podio de los grandes por su demostrada capacidad de competir y derrotar a equipos como el Chelsea o el Barcelona, al que gana la liga en el Camp Nou y haber estado a punto de hacerlo con el propio Real Madrid. Todo esto con un presupuesto sensiblemente inferior. A punto ha estado David de derrotar a Goliat. Por eso, más de once millones de espectadores vieron la final y sendas muchedumbres acudieron a los respectivos estadios para contemplar el partido o esperaron hasta el amanecer para esperarlos y vitorearlos. Los seguidores amaban, admiraban y confiaban en su equipo, jugadores y entrenadores.

Por su parte, Nadal se encumbra a base de esfuerzo y superación al primer puesto del ranking ATP de tenistas, gana o pierde, felicita al triunfador, reconoce sus aciertos o consuela al perdedor, explica sus fallos y responde sensatamente cuando se le pregunta. Maneja como puede sus dolores y sus lesiones, no se descontrola ni rompe raquetas encolerizadamente, asume los efectos de la tensión del juego, que se manifiesta en una colección de rituales y tics que descubren su lucha interna y los límites que tiene para dominarla.

 

atletico-vs-real-madrid-final-champions1

 

Nos ofrece también la lograda sublimación de la agresión, el espectáculo de la masa musculada del gran primate rugiendo, que muestra sudoroso el puño cerrado después de ganar trabajosamente un punto, transformando la cara de buen chico en la de un tipo realmente amenazador. No da un punto por perdido y lo pelea hasta que el límite físico o la lesión traumática pueden aparecer, mostrando así su pundonor. En ambos espectáculos lo que se ve parece ser verdad. Es difícil engañar. Sufren, luchan, ganan o pierden, chocan, muestran dolor, sufrimiento, alegría, tristeza, risa o llanto, esfuerzo y estrategia, muestran ser creíbles, próximos, ejemplares.

Sigue leyendo