TRATAMIENTOS PSICOANALÍTICOS A PRECIOS ASEQUIBLES

El tratamiento a través del psicoanálisis ha dejado de ser una técnica a aplicar exclusivamente en los trastornos neuróticos. En la actualidad, la evolución de los estudios y metodología de abordaje, han dado lugar a que podamos tratar desde el psicoanálisis o las psicoterapias adaptadas a cada caso, la mayor parte de los cuadros de patología mental y psicosomática, de forma casi siempre exclusiva o a veces complementada con ayudas farmacológicas más o menos temporales.

Image

Presenta innegables ventajas sobre otras modalidades de abordaje. Su desarrollo que acontece en la relación de transferencia, reviviscencia en la terapia analítica de las relaciones infantiles, permite una segunda oportunidad para comprender y reparar los desórdenes emocionales ocurridos en los orígenes de la vida y repetidos en la relación terapéutica.

Sigue leyendo

Anuncios

LOS AMANTES DE LOS DEPORTES EXTREMOS (I)*

Siempre me han llamado mucho la atención y me he volcado con avidez en la prensa a leer los relatos de las personas que realizan hazañas, practican deportes de riesgo, o realizan expediciones a lugares recónditos en situaciones muy precarias o peligrosas. Ejercen un atractivo que hasta hace poco no me había puesto a analizar y tratar de explicar.

Recuerdo muchos de estos artículos, algunos dedicados a deportistas femeninas particularmente interesantes por las dosis de sufrimiento y esfuerzo que ponían en evidencia, y en ocasiones los estados depresivos que manifestaban tener en algunas épocas, fuera de los momentos en los que practicaban su deporte favorito.

Pensándolo bien, las historias que se desprendían de las actividades deportivas marítimas peculiares por sus riesgos me venían interesando desde muy joven. Ahora viene a mi memoria la lectura de los relatos que hicieron los navegantes solitarios en sus vueltas al mundo. Algunos legendarios como Vito Dumas, Chichester, Naomí James…

paul-steiner-red-bull-4

¿Qué es lo que me atraía? Pienso hoy, que se trataba de la fascinación que me producía por un lado, la parte que los convertía en hazaña, es decir en hecho heroico. Es este un interés que creo comparto con muchas personas. Amamos las gestas, el coraje, a los que se atreven a enfrentar el peligro…en fin, lo que nos lleva a ver los films de aventuras, suspense, incluso terror. Las emociones que nos producen al identificarnos con los protagonistas que luchan para salvarse.

Pero otra parte del interés de los últimos años, tiene que ver con la curiosidad por el funcionamiento mental de estas personas, los motivos que los lleva a realizar estos verdaderos sacrificios en algunos casos. El funcionamiento que en general estas experiencias imponen en sus vidas. Y últimamente la parte de entrenamientos cotidianos que los deportes que practican les imponen.

Por último el descubrimiento de la parte penosa, dolorosa incluso, sacrificada que se lleva a cabo en la vida cotidiana de estas personas. Me viene a la mente también un film sobre la vida de una bailarina de élite, “El cisne negro”.

En este film se destaca el papel de control y de exigencia de la madre de la protagonista, compartida con su coreógrafo, y la entrega mortal a la perfección.

Temática para nada ajena para los deportistas de riesgo, algunos de los cuales también se someten al control y al rigor de entrenadores, y se esfuerzan hasta la muerte, en algunos casos. Por otro lado la observación de que el placer cuenta muy poco en los relatos de los protagonistas, y no solo que cuenta muy poco, sino que a veces lo que se destaca como constante, es por el contrario el sufrimiento y el dolor. Pero entonces me digo ¿qué es lo que buscan en estas experiencias? Algunos expresan su satisfacción al final de alguna proeza, pero les dura muy poco, porque inmediatamente tienen que superarla e ir a la búsqueda de algo mucho más difícil, costoso, de mayor riesgo. Y nos lleva a preguntarnos ¿hasta cuándo? En la mayoría de los casos hasta que ya no puedan más. Algunos consumen su vida en esta búsqueda de los límites. Algunos perdieron la vida en ello. Algunos buscan sustitutos…

¿Pero sustitutos de qué?

Felizmente he podido leer un libro que me ha abierto vías de comprensión, y por supuesto nuevos interrogantes como todo lo importante. Se trata del libro de Gérard Szwec, “Los galeotes voluntarios” que en breve aparecerá en castellano.  Es un libro que desde la psicosomática y el psicoanálisis intenta explicar este tema que resulta fascinante a muchos de nosotros.

En la experiencia de este autor algunos pacientes deportistas del extremo que han acudido a su consulta, así como el tratamiento de  bebés y niños con trastornos específicos de sobrexcitación le llevaron a intentar la comprensión de los funcionamientos que están en el fondo de esta forma de buscar retos y experiencias en las que se llega a tocar los límites de lo soportable.

También  en mi experiencia clínica he podido observar los mecanismos que Szwec pone de relieve y me dan parte de la respuesta a las múltiples preguntas que me he hecho en torno a los deportistas que tocan los límites, y me viene a la cabeza que al contrario de la búsqueda del placer lo que van a buscar es el dolor, el esfuerzo máximo al que pueden llegar, algún navegante solitario en zonas peligrosas del planeta dice al llegar de una de sus expediciones “Es del infierno de donde vengo”. Y podemos pensar “me he salvado otra vez”. ¿Es finalmente una experiencia para probar que puedo con ello, que puedo subsistir, que soy tan fuerte y grande como lo que enfrento?

Para llegar a realizar esas hazañas vemos que estos deportistas tienen que llegar a un funcionamiento mecanizado, robotizado, suprimir sus emociones, contar los golpes de remos, el pedaleo,  cada 10 minutos, cada hora, concentrarse en esas cuentas mecánicas, vaciar su cabeza en ello, dejar los sentimientos de lado, los recuerdos….

cliff-diving-clavados-campeonato-red-bull1-970x548

¿Qué están buscando? Dejar de sufrir por lo que  no controlan sufriendo por algo autoproducido, vencer el terror, vencer lo imposible.

Como los bebés que han sufrido la experiencia de desbordamiento ante la imposibilidad de algunas madres de identificarse con ellos para entenderlos y aportarles los cuidados que éstos reclaman. Madres en duelo, en situaciones depresivas por ejemplo, que están ensimismadas en su dolor y no pueden conectarse con las necesidades de su niño. Un bebé en una situación así, es un bebé que se vive desorganizado, en una situación mortífera, en absoluta indefensión y desamparo. Él no tiene los medios para defenderse, hace lo que puede, grita, se retuerce y busca en la medida de sus posibilidades, que no son muchas,  los medios para ponerse al resguardo……

Cristina Rolla

(*Este post es un artículo que consta de dos partes. Próximamente la segunda entrega)

PSICOSOMÁTICA PSICOANALÍTICA (I)*

Hay corrientes científicas, filosóficas y religiosas que hacen una separación radical del soma y la psique, del alma o espíritu y el cuerpo. Sin embargo, el conocimiento popular abunda en innumerables ejemplos que dan cuenta de una unión, de una continuidad, entre los fenómenos mentales y corporales que apunta a una visión más monista, más integrada. Es muy frecuente que atribuyamos malestares corporales a ciertos estados de ánimo e incluso ¿quién no ha oído decir a una madre o incluso a su propia madre: “¡Hijo me vas a matar a disgustos!”? dando por supuesto que los efectos de ciertas actitudes en el otro o ciertas emociones tienen mucho que ver con el funcionamiento de nuestro cuerpo. Efectivamente, aunque podamos distinguir entre fenómenos somáticos y fenómenos mentales, en la realidad, ambos pertenecen a una unidad psicosomática.

El psicoanálisis nace en esta encrucijada de fenómenos mentales y somáticos. Como voy a desarrollar más adelante, respecto a las primeras necesidades,  Freud define la pulsión como la demanda de trabajo mental que impulsan nuestras excitaciones orgánicas. Es decir el psiquismo surge y se desarrolla en primer lugar, al servicio de la satisfacción de nuestras necesidades básicas y sólo posteriormente cuando éstas están aseguradas surge el arte, la filosofía, la cultura, etc. Ya decían los latinos: “Primum vivere, deinde filosofare”.

man at beach anadl

Así pues, el psicoanálisis se ocupó desde el primer momento de esta unidad psicosomática y en el curso de su desarrollo, tanto en la obra de Freud, como en autores posteriores,  aparecieron una serie de patologías que también daban cuenta de ella.

Debido, precisamente, a la enorme variedad de las problemáticas que presentan estos pacientes, me gustaría hacer algunas aclaraciones desde el punto de vista de la psicopatología enriquecida por la psicosomática y la clínica que se desprende de ella. Durante mucho tiempo se ha hablado de pacientes mentales, pacientes psicosomáticos y pacientes somáticos. Lo que llamábamos pacientes psicosomáticos eran un tipo muy especial de pacientes cuya conflictiva mental daba manifestaciones corporales. Se entendía que la psicoterapia podía beneficiar a estos pacientes. Hubo toda una serie de psicoanalistas que incursionaron en este terreno con mayor o menor fortuna. La Escuela de Chicago, con Dumbar y Alexander como exponentes más conocidos, describió una serie de perfiles psicológicos que daban con mayor frecuencia algún tipo de somatización. Fenichel habló de la neurosis de órgano, Ángel Garma escribió un tratado sobre las cefaleas y otro sobre las úlceras gastroduodenales, etc. Pero a mi modo de entender, Freud fue el primer psicosomatólogo de orientación psicoanalítica. Es muy interesante hacer un seguimiento del desarrollo de la investigación sobre estas patologías. Lo que se ha venido a demostrar es, la enorme complejidad y variedad de estos cuadros así como las posibilidades que las distintas técnicas psicoterapéuticas tienen para ayudar a estos enfermos.

Para orientarnos en esta variedad y complejidad, hace tiempo que me he hecho una especie de guía que se compone de tres tipos de pacientes que presentan algún tipo de expresión somática de su problemática mental y que desarrollaré en tres artículos sucesivos.

La primera familia la constituye la histeria de conversión o los síntomas de conversión histérica. Hace ya más de un siglo que Breuer y Freud escribieron “El mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos”.

FREUD

En este trabajo se da la primera explicación de los síntomas de conversión característicos de la histeria; explicación que atribuía el síntoma orgánico de la histeria a una excitación no descargada que producía posteriormente y en diferido una excitación corporal, una  inervación somática. Desde este punto de partida Freud siguió investigando y en los historiales clínicos de esta misma publicación se puede ir viendo como cambia su criterio sobre la causa de estos trastornos, pues al principio los atribuyó a excitaciones excesivamente intensas  que habrían ocurrido en la vida real de las pacientes; por ejemplo una seducción, un abuso sexual, que habrían producido un trauma psíquico y posteriormente piensa que tal excitación no había existido más que en el psiquismo de la paciente; fruto de sus propios deseos que chocaban con las propias prohibiciones y censuras, lo que originaba un conflicto psíquico. Así pasa de la teoría del trauma a la teoría del conflicto intrapsíquico, “De lo insoportable a lo inconciliable” (Alarcón, F.J. 1985). En un segundo momento, descubre que el síntoma de conversión es la expresión de un conflicto al interior del psiquismo y de alguna manera se encarga de representarlo dramáticamente en el cuerpo. Por ejemplo, una paciente que hubiera dado la mano al hombre prohibido podía sufrir posteriormente trastornos como parálisis o dolores en esa misma mano. Otra paciente podía tener mareos o náuseas en relación con esa excitación sexual. Este conflicto estaría integrado por un deseo no aceptado por la moralidad o ética del paciente y, como no puede eliminarlo, lo reprime. El cuerpo se convierte así en el escenario del conflicto.

La técnica psicoanalítica se fue desarrollando en el tratamiento de estos pacientes,  luego se fue extendiendo al resto de las neurosis y posteriormente a las patologías más graves.

La técnica psicoanalítica ayuda al paciente a ir a la raíz del conflicto recuperando lo reprimido para que el paciente pueda reconciliarse con sus propios deseos inconscientes y tramitarlos y elaborarlos de una manera saludable.

Francisco Javier Alarcón Prieto

(I)*Esta serie de PSICOSOMÁTICA PSICOANALÍTICA se compone de cuatro entradas (posts) que irán apareciendo en las próximas semanas. Publicamos la primera. Atentamente.

Follow us!