USTED Y YO, ESOS DISCAPACITADOS

(En conmemoración al Día de la Discapacidad, el pasado 3 de Diciembre.)

En su trabajo sobre “La negación”, dice Freud en 1925 que :

“…con ayuda de la negación es enderezada solo una de las consecuencias del proceso represivo, a saber, la de que su contenido de representación no llegue a la conciencia. De ahí resulta una suerte de aceptación intelectual de lo reprimido con persistencia de lo esencial de la represión.”

La negación como mecanismo de defensa es universalmente utilizado frente a la angustia o el dolor que representa para el individuo la aceptación de determinadas verdades como la muerte, el envejecimiento y la discapacidad pero finalmente, no podrá prosperar y su contenido llegará de una u otra forma a la conciencia.

images-126

Anteriormente, en 1917, en su obra “Duelo y melancolía”, Freud ya había descrito el trabajo psíquico que suponía para cualquier individuo la aceptación de las pérdidas a las que está inevitablemente abocado a lo largo de su vida, ya sea de seres queridos, o de capacidades o funciones anteriormente incólumes. El individuo puede abordarlas enfrentándose a ellas o negándolas. Si escoge el primer camino, deberá realizar un proceso jalonado en etapas nítidas como la tentación de negar la pérdida, la rabia y desesperación por lo sucedido, la aceptación del dolor emocional y la negociación de un nuevo contrato con la realidad. Este difícil y doloroso trabajo emocional es necesario para poder conservar la salud psíquica, pues las demás alternativas, especialmente la negación, conducen a un menoscabo del equilibrio previo, a un camino sin salida. Sólo después de este trabajo de duelo, puede el individuo generar otras opciones que compensen la pérdida anterior.  Sigue leyendo

Anuncios

EL TRABAJO INFANTIL: UNA REALIDAD DOLOROSA

Actualmente cerca de 250 millones de niños trabajan en el mundo y mas de 150 millones lo hacen en condiciones peligrosas.

El trabajo infantil se refiere a cualquier trabajo o actividad que priva a los niños de su infancia. La infancia es definida por el psicoanálisis, como un período que corresponde a una etapa cronológica en la estructuración del aparato psíquico, en el que la protección y el cuidado de los adultos son esenciales.

 Manos infantiles

Será Sigmund Freud quién dará un nuevo estatuto al niño y un nuevo estatuto a la infancia, pues a partir de un texto llamado “Tres ensayos para una teoría sexual”, se cae el mito del paraíso infantil y se ubica al niño como un ser sexuado. Sigue leyendo

LA DISCAPACIDAD VISTA DESDE OTRO LUGAR

El gran avance que se ha dado en las últimas décadas en la atención de los discapacitados no debe hacernos olvidar que hay un aspecto desconocido relacionado con ellos de suma importancia, y del que no se habla. Me refiero a los sentimientos de los padres. Sentimientos variados y complejos en los que siempre está presente el sufrimiento; no es el único sentimiento pero siempre es muy intenso. Ser conscientes de este dolor y poder tratarlo debe ser una de las prioridades en la ayuda a los discapacitados. Supone una ayuda indirecta pero de enorme importancia pues afecta al entorno que les cuida. Ese dolor es un sentimiento, que debe ser reconocido porque si es negado las consecuencias para los padres, y en consecuencia para el hijo discapacitado, serán muy perniciosas.

DiscapacidadBody

Ya en el embarazo los pensamientos de los padres sobre su futuro hijo siempre incluyen uno: ¿estará sano?. A veces, la discapacidad se descubre un tiempo después del nacimiento y el golpe emocional es mayor porque se daba por hecho que el hijo era normal. Así sucede también en los casos de niños que cuando son adoptados no presentan problemas aparentemente. Confrontados con el hecho de que el hijo es discapacitado, se inicia un complicado proceso en el mundo afectivo parental. Porque junto al amor, cariño, sacrificio y apoyo hacia ese hijo, pueden coexistir sentimientos de pena, culpa, desgracia, frustración, rabia, tristeza y depresión. Además de temores sobre su futuro: cómo se cubrirán sus necesidades tanto económicas como afectivas y quién le consolará cuando los padres no estén.

Sigue leyendo