ADOLESCENTES, EMIGRANTES Y REFUGIADOS

Las noticias sobre la cantidad de familias sirias que están tratando de entrar en Alemania ha conmocionado y pillado por sorpresa a la población mundial. Muchos de ellos son adolescentes, en los que su familia de origen ha confiado como si pudieran comportarse como adultos.

images-4

Un informe mexicano del año 2013 ya exponía que “cada vez más niñas y adolescentes emigran de países pobres…buscan empleo o huyen de la guerra y la violencia”. Dada la falta de oportunidades en sus lugares rurales de origen, “quieren trabajar, aprender, adquirir habilidades y recursos”. También huyen a veces de los matrimonios tempranos, o movidos por la muerte del familiar que les cuidaba. Buscan la independencia económica o madurar en sus vidas.

Como está ocurriendo ahora en Europa, viajan a veces sin el apoyo de sus familias, están expuestos a agresiones y tratan con personas desconocidas. Aun yendo con sus familias son vulnerables a robos, maltratos o violaciones, o a caer en redes de tratas de personas. Trabajan en restaurantes o labores domésticas, pero urgen acciones específicas con estos adolescentes emigrantes y refugiados por parte de organizaciones del tipo de las ONG. Sigue leyendo